Reconoce que su cartera de clientes creció con su llegada a Casa Presidencial y niega pertenecer al PAC

Por: Aarón Sequeira, Natasha Cambronero 11 agosto, 2014
Iván Barrantes dejó este lunes de ser oficialmente el consejero del presidente, Luis Guillermo Solís.
Iván Barrantes dejó este lunes de ser oficialmente el consejero del presidente, Luis Guillermo Solís.

El exasesor presidencial Iván Barrantes asegura que lo están utilizando de chivo expiatorio para desgastar al gobierno de Luis Guillermo Solís, aunque reconoce que en el partido oficialista, Acción Ciudadana (PAC), siempre hubo gente que lo quería afuera.

Niega que Solís le haya pedido la renuncia literalmente, a la vez que confiesa que crecieron las solicitudes y consultas para contratar con clientes privados, con su llegada a Casa Presidencial.

El presidente dijo que le pidió la renuncia el viernes. ¿Cómo se dio?

Yo el viernes no fui a la Casa Presidencial. Por teléfono le expresé que estaba preocupado por la situación y pensando en tomar mis decisiones. Él me dijo también que estaba preocupado y que tenía que tomar las decisiones.

Él no le pidió la renuncia directamente?

Él me pidió que pensara muy bien lo que iba a hacer. Uno entiende entre líneas, pero no siempre se lo tienen que decir a uno así, tajantemente, pero uno sabe lo que le están diciendo.

¿Es Ottón Solís el principal culpable de su salida?

Yo no diría que es culpable, yo diría que es el principal agitador, el que le ha dado más megáfono a eso.

¿Nunca ha comulgado con el PAC?

Aquí no es un tema de comulgar, esto es como un director técnico de fútbol, es mentira que el entrenador del Barça es de corazón Barça, diay si es del Real (Madrid) igual hay que meterle goles, punto.

¿Es una cuestión personal o lo están agarrando de chivo expiatorio?

Yo lo divido en dos, siempre a lo interno del partido hay gente que no comulga con mi forma de ser, de decir las cosas y mis métodos de trabajo, y eso es válido, eso va a ocurrir en cualquier lado. Así como no comulgaron con el método de trabajo de Pinto, ahora es muy fácil crucificarlo, o sea, esa es una situación que se da en muchas aristas de la vida.

Segundo, creería que ahorita sí soy un chivo expiatorio, creo que soy un elemento fácil de magnificar, de darle amplificación al volumen. Soy un elemento más de esta guerra de desgaste que se le ha venido al Gobierno, porque siempre que hay procesos de cambio, hay interesados en que las cosas no cambien, es sistemático.

¿Con cuántas empresas tiene contratos en este momento?

No, en este momento trabajo propuestas, prospectos. Así como estoy con Casa Presidencial en esta propuesta, estoy trabajando en otras donde hay convenios de confidencialidad.

De hecho, la propuesta de la Casa Presidencial debería ser confidencial, se conoce por todo esto, pero nadie sabía que yo estaba en este negocio. Así se trabaja este negocio.

Lea mañana la entrevista completa con Iván Barrantes en la versión impresa de 'La Nación'.