Jerarcas del ICE y Presidencia dicen que proyectos al 2019 llenan faltante

Por: Esteban Mata Blanco 24 noviembre, 2014
El Gobierno espera echar mano de proyectos como la hidroeléctrica Reventazón para satisfacer la demanda energética.
El Gobierno espera echar mano de proyectos como la hidroeléctrica Reventazón para satisfacer la demanda energética.

El Poder Ejecutivo enterró cualquier avance de un proyecto para aumentar la participación de firmas privadas en la generación de energía eléctrica.

Tanto el ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, como el presidente del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), Carlos Obregón, afirmaron a la Comisión de Asuntos Agropecuarios del Congreso que no habrá impulso a planes de ley para ampliar la participación privada en este campo.

“No hace falta contratar más generación privada ni modificar el porcentaje establecido por ley”, dijo Jiménez en el foro legislativo, donde se encuentra estancado el Proyecto de Ley de Contingencia Eléctrica que se impulsó durante la administración anterior.

De esta forma, los jerarcas echaron tierra sobre el expediente 18.093, que pretende aumentar el porcentaje de participación de empresas privadas en la generación de electricidad.

La ley actual permite a las empresas privadas generar hasta un 15% de toda la oferta energética del país.

El proyecto de contingencia pretendía que esa participación llegara al 30%.

Por el contrario, Jiménez solicitó a los diputados que archiven cualquier proyecto de ley en este sentido, en cuenta tres propuestas impulsadas por el hoy expresidente Óscar Arias.

Jiménez expresó que hay un programa de obras para aumentar la capacidad de generación eléctrica que llega hasta el 2019 y que no hay necesidad de impulsar proyectos de contingencia. Dicho programa, agregó, incluye planes para generar 937 megavatios (MW) de potencia adicional en proyectos de fuentes renovables. De esta propuesta, 426 MW son proyectos del sector privado.

Entre estos planes destaca el Proyecto Hidroeléctrico Reventazón, la ampliación de Cachí y el proyecto geotérmico financiado por el Gobierno japonés.

Además, insistió en que los contratos de generación privada son compromisos de pago fijos a largo plazo, y que en la actualidad, “el posible ahorro en generación térmica no cubre los costos fijos de los contratos”.

Por otro lado, aseguró que en el mediano plazo sería posible contratar más generación privada dentro de los porcentajes previstos en las leyes 7.200 y 7.508, y que, de ser necesario, a partir del año 2020 se podrán contratar hasta 270 MW adicionales.

Obregón y Jiménez afirman que el país no tiene una emergencia energética. Entre tanto, el viceministro de la Presidencia, Daniel Soley, considera que la compra de energía a privados no abarataría el precio de la luz.

Debate abierto. La posición del Ejecutivo recibió críticas desde las bancadas de oposición.

El jefe del Partido Liberación Nacional (PLN), Juan Luis Jiménez Succar, afirmó que esta situación es preocupante, pero que no lo sorprende.

“Quisiéramos que convocaran el plan energético del Gobierno en relación con este asunto, y lo apoyaríamos, pero no vemos el norte, ni la ruta, ni absolutamente nada”, dijo Jiménez Succar.

Por su parte, el jefe de fracción del Movimiento Libertario, Otto Guevara, considera que al Poder Ejecutivo y a la fracción del Partido Acción Ciudadana (PAC), les hace falta poner atención a la situación energética.

“Para nadie es un secreto que, en verano, el ICE pone a trabajar las plantas térmicas las 24 horas del día. Durante casi seis meses al año las plantas queman combustible y contaminan el ambiente”, afirmó Guevara.