Luis Guillermo Solís dijo que se dispondrá de recursos del BCIE, el Banco Mundial y Banca para el Desarrollo.

Por: Marcela Cantero 5 julio, 2015

En su habitual cadena televisiva de los domingos, el presidente Luis Guillermo Solís anunció de dónde planea sacar recursos para atender las consecuencias de la emergencia por inundaciones en la provincia de Limón.

Además de ejecutar el crédito de $30 millones del Banco Mundial que ya había considerado al comunicar la declaratoria de Emergencia, también se utilizará un fondo no reembolsable del BCIE y se recurrirá a presupuesto extraordinario.

"El Banco Centroamericano de Integración Económica ha anunciado el aporte de un fondo no reembolsable de $250.000, y probablemente, remitiremos un presupuesto extraordinario, para que las instituciones pública puedan responder oportunamente a muchos de los desafíos pendientes", dijo el mandatario.

El presidente de la República también mencionó los ¢5.000 millones de Banca para el Desarrollo "disponibles para reactivar actividades productivas".

En su mensaje, el mandatario hizo un recuento de los daños en la región del Caribe: el agua anegó más de 1.500 viviendas, hay 431 centros educativos afectados, así como, destrozos en 23 carreteras y 8 puentes, estimados en ¢7.500 millones, tan solo en los primeros cuatro días de la emergencia.

Golpe al sector agrícola. Solís afirmó que hay "centenares" de productores locales afectados por las inundaciones de los últimos días.

"En el 2015, se calculan pérdidas por más de 20 millones de cajas de piña de exportación, se ha producido una reducción del 60% en la cosecha de papaya y del 80% de ayote, y solo la Dos Pinos, ha reportado caídas de hasta el 10% de la oferta de leche fresca en estos últimos días del mes", ilustró el jerarca, en su mensaje.

"También hay daños importantes no cuantificados en la producción de palmito, banano, cacao y plátano, y costos adicionales en el manejo de contenedores y atrasos por problemas en el atraque de barcos en Moín", alertó.

Este 30 de junio, Solís firmó la declaratoria de emergencia a fin de agilizar recursos y trámites para atender las secuelas del fuerte temporal en esa zona de Costa Rica.

"La Comisión Nacionalde Emergencias coordinará en dos meses, como máximo, la elaboración de un plan general para garantizar que no habrá abusos y, con la vigilancia de las comunidades, impedir que los dineros sean usados de manera politiquera", garantizó el mandatario.