Por: Esteban Mata Blanco, Alexandra Araya M. 16 julio, 2014

El nuevo embajador de Venezuela, Jesús Javier Arias Fuenmayor, defendió los eventuales beneficios que recibiría Costa Rica en caso de ingresar a Petrocaribe, y señaló que no se debe subestimar este sistema de cooperación para adquirir petróleo con ciertas ventajas, el cual agrupa a unos 15 países latinoamericanos y al que intentó entrar durante su segundo mandato el expresidente Óscar Arias (2006-2010), sin lograr obtener una respuesta positiva de Caracas.

El diplomático conversó con La Nación sobre el reciente interés del mandatario Luis Guillermo Solís por ser parte de Petrocaribe, sin que esto implique una promesa de apoyo a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA).

Este diario tuvo una conversación con Arias cuando el embajador terminaba de atender a un grupo de diputados del Partido Frente Amplio, con los que también conversó sobre Petrocaribe. De seguido un extracto de la entrevista.

¿Hay posibilidad de que Costa Rica ingrese a Petrocaribe sin que medie una obligación con ALBA?

En el sistema de cooperación a través de Petrocaribe solo cinco, de 15 países, son parte del ALBA. No necesariamente un acuerdo tiene que ver con el otro. Sin embargo, todos los países estudian en función de su realidad interna cuál de esos acuerdos les conviene mejor.

¿Cómo se beneficiaría Costa Rica ingresando a Petrocaribe?

GRACIELA SOLÍS
GRACIELA SOLÍS

Petrocaribe es una solución, una herramienta enmarcada dentro de un acuerdo que da financiamiento para los combustibles (...). En esta ocasión hay una opción que le permitiría a Costa Rica financiar esa deuda (la que asumiría de ser parte de Petrocaribe, al comprarle combustibles a Venezuela) y utilizar ese dinero en obras sociales o traducirlo en potencialización del sistema productivo nacional, en lugar de tener que invertirlo o tener que pagarlo en forma inmediata en costo de los combustibles.

Hay conversaciones para un eventual ingreso a Petrocaribe?

Esto no es nuevo. Fue en la administración del expresidente Óscar Arias cuando se intentó.

Pero no se dio.

En ese momento hubo una solicitud de integrar a Costa Rica como observador en Petrocaribe; acuérdese de que hay varias formas de que un país pueda evaluar su ingreso a un sistema de cooperación, en ese sentido no estoy seguro, fueron unos acuerdos hechos a través de la Cancillería (...). Te digo en concreto que en este momento solamente hemos seguido con detenimiento el debate que se mantiene, muchas veces a través de los medios de comunicación o de algunos escritores líderes de opinión.

¿Siente que algún sector político se ha apresurado a cuestionar la posibilidad de Petrocaribe?

Yo quisiera decir que hay mucho más para valorar de un acuerdo energético que le brindará a un país hermano oportunidades de que ese mismo financiamiento o esa misma deuda, que se va a pagar en 25 años, sea optada para su propio beneficio o para su aparato productivo. Creo que es subestimar las ventajas de Petrocaribe para todo lo que tiene que ver con crecimiento. No se trata de subestimar a quien te quiere tender la mano.

¿Cuál es la salud de Petrocaribe hoy luego de que Venezuela ha atravesado una situación difícil?

Quiero decirte que la salud de Petrocaribe es la misma salud del potencial energético venezolano, donde hoy estamos no solamente exportando más de tres millones de barriles de petróleo al día, sino que planteamos llegar al 2019 a seis millones de barriles (...). Venezuela ha quedado bien con todos sus compromisos para suplir energía.

Como Estados Unidos.

Por ejemplo, acabas de nombrar a los Estados Unidos, imagínate, sería de dominio público si Venezuela no estuviera cumpliendo con sus compromisos en suministro no solo con Estados Unidos, sino con China, donde los suministros se han incrementado producto de los acuerdos en los últimos años. Lo que quiero decir con esto es que Venezuela, incluso en medio de tensiones (internacionales), es un proveedor seguro y confiable, como ha sido en el pasado y lo es ahora.

¿Es Petrocaribe un tipo de tarjeta de crédito amigable para pagar el petróleo a 25 años plazo?

Yo no diría que es una tarjeta de crédito, yo diría que Petrocaribe ha marcado un plan de solidaridad en plan de hermandad y crecimiento. Petrocaribe es un barco de crecimiento de economía que sabemos que es altamente dependiente de los costos energéticos y que simplemente brindamos un apoyo solidario y complementario para que esas economías puedan crecer.

¿Conversó con Luis Guillermo Solís sobre este tema el viernes?

No, no. Te puedo decir que el presidente Solís me recibió muy amablemente. Es un hombre con carisma, humildad, con un sentimiento de hermandad muy profundo, no solo a nivel de gobierno, sino con el pueblo venezolano.

Como diplomático encargado de negocios sabe que siempre hay un plan y un objetivo, ¿es integrar a Costa Rica a Petrocaribe uno de los objetivos?

El objetivo siempre será el fortalecimiento de la unión de los países hermanos, y más cuando Costa Rica ostenta la presidencia de la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), que es un sueño latinoamericano.

Una institución que refleja el discurso venezolano.

Claro, por supuesto, pero muchas veces el discurso ha sido estigmatizado, a veces por los medios de comunicación, que se van a una forma desmedida y desequilibrada en algunos de los elementos políticos de Venezuela. Por eso, siempre el llamado será al equilibrio.

¿Quién sería el puente de Costa Rica con Venezuela para hablar de Petrocaribe?

No nos hemos sentado a conversar con nadie en particular. No es nuestro objetivo. Nosotros, en el momento en que se decida, y los altos jerarcas de nuestra política que tienen la facultad de tomar decisiones de esta simbología (...). Nosotros podemos pasar informes, requerir asistencia en el marco de una mesa de trabajo que se vaya a formular en el ingreso eventual de Costa Rica a Petrocaribe.

Habría quién se pregunte, teniendo las tensiones internas que tiene, ¿cómo es que Venezuela sale a ayudar a otros?

(Ejemplifica) El hecho que tenga problemas familiares no significa que no te pueda ayudar. Todos los países tienen problemas, por ejemplo, a lo interno o externo, lo más importante es que en Venezuela hoy estamos remontando la cuesta. Ha sido un plan político interno de un sector que no ha entendido que la democracia es el camino. Venezuela ha ido a más de 15 procesos electorales, nuestro pueblo decidió avanzar y apoyar un proceso.