El Comandante Cero añadió que esta fue la "última locura" de Laura Chinchilla quien "está desesperada porque es el peor Gobierno de América Latina y en la vida de Costa Rica"

Por: Daniela Cerdas E. 17 septiembre, 2013
El canciller Enrique Castillo dice que una draga nicaragüense ingresó de nuevo a territorio de Costa Rica en el sector norte de isla Portillos.
El canciller Enrique Castillo dice que una draga nicaragüense ingresó de nuevo a territorio de Costa Rica en el sector norte de isla Portillos.

Edén Pastora, encargado del dragado del río San Juan, afirmó que no están construyendo un canal y que "solo están limpiando el río San Juan".

Estas declaraciones las dio al canal 15 de Nicaragua, luego de que el canciller, Enrique Castillo, denunciara esta mañana la incursión de una draga nicaragüense en un canal en aguas costarricenses al norte de isla Portillos, en la zona fronteriza de ambos países. Castillo dijo que los nicaragüenses abrieron dos nuevos canales en ese sector, que es territorio costarricense.

"Estamos limpiando la desembocadura del río San Juan. Estamos en una zona suamposa en la desembocadura del río, quitando suampos y limpiando. Es a lo que tenemos derecho. No es dragar, se llama dragar porque se limpia con una draga ", expresó el Comandante Cero.

Pastora añadió que esta fue la "última locura" de Laura Chinchilla.

"Chinchilla está desesperada porque es el peor Gobierno de América Latina y en la vida de Costa Rica. Este es un disparate más. Que vayan a inspeccionar para que vean que estamos limpiando. Les molesta todo lo que hagamos en el río San Juan. Sienten que el río es de ellos. Esa limpieza se está haciendo a 250 metros del Harbour Head", manifestó Pastora.

Tras el anuncio dado a conocer este mediodía por el canciller, la presidenta, Laura Chinchilla, anunció una serie de acciones que ya fueron emprendidas para hacer frente a lo que calificaron como un "irrespeto" por parte de Nicaragua.

Entre las acciones anunciadas por la presidenta se mencionó una "enérgica protesta" contra Nicaragua, exigiendo el freno de las obras.

Además, se envió personal del Ministerio de Ambiente y Energía para la protección ambiental, pues no se permite tener policías en la zona.

También se comunicó el hecho a la Corte Interamericana de Justicia y a la Secretaría de la Convención Ramsar (que proteje los humedales del mundo).