Nicaragua pretende que la Corte ordene a Costa Rica detener las obras para evitar un mayor daño

 6 noviembre, 2013

Costa Rica presentó este miércoles ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya siete estudios técnicos que refutan la tesis de Nicaragua sobre el daño ecológico que habría ocasionado la construcción de la carretera 1856, cercana al río San Juan.

"No existen pruebas de un brusco aumento de la sedimentación del río San Juan ", aseguró este miércoles la defensa costarricense en la CIJ después de que Nicaragua presentara la víspera sus alegatos contra esta carretera que discurre paralela al río fronterizo.

Representantes de Costa Rica y Nicaragua acuden desde el martes y hasta el próximo viernes a una audiencia ante la CIJ para debatir sobre una petición de medidas cautelares solicitadas por el gobierno de Managua contra Costa Rica.

Nicaragua pide detener las obras en la trocha fronteriza, cercana al río San Juan.
Nicaragua pide detener las obras en la trocha fronteriza, cercana al río San Juan.

Nicaragua alega que la construcción de una carretera paralela al río San Juan, cuya margen derecha delimita unos 130 km de la frontera entre los dos países, está causando erosión y sedimentación en el río.

Nicaragua pretende que la CIJ ordene a Costa Rica que detenga las obras para evitar un mayor daño, según funcionarios nicaragüenses.

El gobierno de Costa Rica, por su parte, considera que la carretera es una obra de importancia para el desarrollo económico y social de su zona norte y que no afecta al río.

La descripción de Nicaragua sobre una supuesta sedimentación del río San Juan es "errónea" y no existe ningún perjuicio "irreparable", aseveró en inglés Arnoldo Brenes, representante de Costa Rica ante la CIJ de La Haya.

El representante de Nicaragua ante la CIJ de La Haya aseguró el martes, en la primera jornada de audiencia, que "Costa Rica se ha embarcado en la construcción de una carretera extremadamente dañina" y calificó dicha obra de "pesadilla medioambiental".

Mañana jueves y viernes serán destinados a las réplicas de ambos países.