Oficina de personal cuestiona proceso y nueva jefa busca qué funciones asignarle

Por: Esteban Mata Blanco 17 octubre, 2014
Kattia Martín es presidenta interina del Partido Acción Ciudadana (PAC) desde el 5 de setiembre pasado, luego de la renuncia presentada por el exlegislador Rodrigo Alberto Carazo. | FABIÁN HERNÁNDEZ
Kattia Martín es presidenta interina del Partido Acción Ciudadana (PAC) desde el 5 de setiembre pasado, luego de la renuncia presentada por el exlegislador Rodrigo Alberto Carazo. | FABIÁN HERNÁNDEZ

El Directorio legislativo infló los requisitos de una plaza de chofer para poder nombrar en un cargo profesional a Kattia Martín, la presidenta interina del oficialista Partido Acción Ciudadana (PAC).

La jubilación del chofer William Solano Lara, este año, fue aprovechada por el presidente de la Asamblea Legislativa, Henry Mora, para usar este espacio y contratar de forma interina a Martín, de 46 años.

“Fue una iniciativa nuestra de fortalecer el departamento (de Prensa y Protocolo). Habíamos tenido conversaciones informales sobre el tema presupuestario y de personal”, justificó Mora.

Martín aseguró que el nombramiento no riñe con los rigurosos lineamientos éticos del Partido que preside desde el 5 de setiembre, cuando asumió la presidencia interina del PAC ante la renuncia, por razones de salud, del exdiputado Rodrigo Alberto Carazo. El PAC, en materia de empleo, dice en su página web que “deben eliminarse los nombramientos por politiquería, compromisos o influencias”.

La exasesora asegura que el hecho de que sea presidenta del PAC no afecta su función en el área de prensa del Congreso.

“Mi nombramiento no tiene que ver con el hecho de que yo sea presidenta de un partido; es un asunto de idoneidad y capacidad profesional. Hablo cuatro idiomas y soy máster en comunicación”, dijo.

Decisión tomada. En un solo acuerdo tomado el 9 de setiembre, y sin estudios técnicos, el Directorio decidió usar la plaza de chofer que quedó vacante, y en lugar de reponerla con un nuevo conductor, se determinó crear un puesto a la medida profesional para Martín.

La funcionaria pasó desde el miércoles a Prensa y Protocolo de la Asamblea Legislativa como profesional 2B especializada en relaciones internacionales, con un salario que, gracias a sus anualidades en el sector público, alcanza cerca de ¢1,4 millones al mes, mientras que el salario base de un chofer legislativo es de ¢370.000.

El nombramiento se consolidó pese a las objeciones de la Dirección de Recursos Humanos, que señaló inconsistencias.

El oficio DRH-PA-2462-2014, firmado por el director de Recursos Humanos, Hugo Cascante, señala que en el área de Prensa y Protocolo ya tienen 16 profesionales en la misma categoría que Martín, así como que no hay análisis para sustentar la nueva contratación.

“Técnicamente no existe ningún estudio que sustente la clasificación propuesta ni la ubicación en el Departamento de Relaciones Públicas, Prensa y Protocolo”, dijo.

Cascante pidió, sin éxito, que se realizara un estudio técnico para analizar la conveniencia del movimiento de las plazas.

Mora contó con el apoyo de sus otros dos compañeros de Directorio, los socialcristianos Luis Vásquez y Jorge Rodríguez, quienes dejaron en firme la designación sin consultar a la directora de Prensa y Protocolo, Karla Granados.

Granados explicó ayer que ella no recibió ninguna consulta de parte del Directorio, y que tuvo que enviar a Martín a trabajar desde su casa porque no tenía ni equipo ni un sitio donde ubicarla.

Movimientos. Para acceder a esta plaza interina, Martín tuvo que renunciar a su puesto de asesora de confianza de la diputada del PAC Laura Garro.

Martín, que durante 12 años se ha desempeñado como asesora de confianza en los últimos tres periodos legislativos, podrá optar en dos años por una plaza en propiedad.

Consultada ayer, la diputada Garro alegó desconocer los detalles de la renuncia de Martín. Agregó que su hoy exasesora solo le comunicó que le había salido una mejor oportunidad en la Asamblea y que ella no le iba “a cortar las alas”.

Martín afirmó que todo está en regla, y que busca estabilidad económica para su familia.

“El ofrecimiento que se me hace es legal, a mis hijos no les voy a dar nunca un frijol manchado. Le aseguro que mi plaza está a disposición del Directorio”, expresó.

Martín garantizó que en caso de que haya algo ilegal renunciaría a su cargo.