Enrique Castillo considera que órgano debería actuar como foro de reflexión

Por: Manuel Herrera 28 agosto, 2013
 Enrique Castillo, canciller de Costa Rica, recomendó a las futuras autoridades ticas no creer en
Enrique Castillo, canciller de Costa Rica, recomendó a las futuras autoridades ticas no creer en "los cantos de sirena" del gobierno sandinista. | ARCHIVO

Para el gobierno de Costa Rica la invitación del presidente nicaragüense Daniel Ortega a integrarse al Parlamento Centromericano (Parlacen) es un gesto más de hostilidad.

Ortega insistió el miércoles –durante la clausura de la XII Conferencia Centroamericana y del Caribe de Partidos Políticos– en que el país se agrupe a ese órgano regional.

El canciller Enrique Castillo, afirmó que Costa Rica de ninguna manera formará parte de ese órgano.

"(La invitación) es un gesto más de hostilidad del presidente Ortega. Costa Rica se integraría solo si hubiera una modificación que la haga útil para la integración centroamericana", señaló Castillo.

Agregó que Costa Rica discrepa con ese órgano porque "debería actuar como un foro de reflexión, sin tantos privilegios, costos para el sistema y sin inmunidad para sus miembros".

La invitación surge en momentos en que ambas naciones se mantienen distanciadas por la pretensión de Nicaragua de reclamar como suya la provincia costarricense de Guanacaste.

El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y República Dominicana son las naciones que conforman ese órgano regional.