Presidente Solis reconoció que Luis Paulino Mora es uno de los nombres que analiza

Por: Natasha Cambronero 23 marzo, 2015

El asesor del Gobierno en la Asamblea Legislativa Luis Paulino Mora es uno de los candidatos a ocupar la plaza de viceministro de la Presidencia que dejó vacante Daniel Soley hace dos meses.

El presidente Luis Guillermo Solís reconoció este lunes que ya se reunió con Mora para conversar sobre un eventual nombramiento en ese cargo, al igual que lo ha hecho con otras personas.

"Sin duda es una de las personas que puede ser, es una de varias personas que han sido indicadas como posibles designados", expresó Solís.

Durante dos horas este martes se reunió el ministro y el viceministro de la Presidencia, Melvin Jiménez y Daniel Soley, respectivamente, con el jefe y la subjefa de la bancada del PLN, Juan Luis Jiménez y Karla Prendas, así como con su compañero de bancada, Antonio Álvarez. A la cita también asistió el legislador del PAC, Víctor Morales Zapata y los asesores legislativos Luis Paulino Mora (de Servicios Técnicos) y Sergio Ramírez (de Liberación).
Durante dos horas este martes se reunió el ministro y el viceministro de la Presidencia, Melvin Jiménez y Daniel Soley, respectivamente, con el jefe y la subjefa de la bancada del PLN, Juan Luis Jiménez y Karla Prendas, así como con su compañero de bancada, Antonio Álvarez. A la cita también asistió el legislador del PAC, Víctor Morales Zapata y los asesores legislativos Luis Paulino Mora (de Servicios Técnicos) y Sergio Ramírez (de Liberación).

Luis Paulino Mora es hijo del expresidente de la Sala Constitucional, Luis Paulino Mora Mora, y ostenta en el Congreso una plaza en el departamento de Servicios Técnicos.

Sin embargo, en esta administración fue designado como asesor del Poder Ejecutivo en temas legislativos. Incluso, es uno de los "enlaces" que utiliza el ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, para relacionarse con los diputados de oposición.

El cargo de viceministro de la Presidencia está vacante dese el 17 de enero pasado. Ese día renunció Soley, después de una polémica reunión que sostuvo con la procuradora general Ana Lorena Brenes. En ella hubo un ofrecimiento de cargos de embajadora.