INVU emite declaratoria de interés social para bajar costos y acortar trámites

Por: Sofía Chinchilla C. 19 mayo, 2016
76 torres de condominio albergarán a 900 familias. Las primeras 228 casas podrían empezar a construirse en el 2017.
76 torres de condominio albergarán a 900 familias. Las primeras 228 casas podrían empezar a construirse en el 2017.

Con una inversión de ¢22.295 millones, el Gobierno pretende iniciar el próximo año la construcción de 76 torres de apartamentos en Cartago para albergar a 900 familias de escasos recursos.

Para tal efecto, el Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU) emitió ayer una declaratoria de interés social para bajar costos y agilizar el proceso para levantar el proyecto denominado Duarco-Cocorí.

Dicha declaratoria permitirá reducir en un 50% los honorarios de los profesionales que lideren la construcción y darle atención prioritaria a los trámites ante el Registro Nacional y la Municipalidad de Cartago.

El condominio Duarco-Cocorí dará casa a familias provenientes de distintos sectores de la provincia de Cartago, como el cantón Central, Agua Caliente, Guadalupe, sector Oriental, sector Occidental, San Nicolás, Paraíso, Oreamuno, El Guarco, La Unión, Turrialba, Alvarado y Jiménez.

Daniela Ávila, abogada del Ministerio de Vivienda, explicó que, en un principio, se había pensado en un proyecto de vivienda horizontal. Sin embargo, indicó, se replanteó para poder albergar a más beneficiarios.

Eso ocurrió a mediados del 2014, cuando un grupo de vecinos reclamó que se le diera continuidad, ya que administraciones anteriores nunca lo consolidaron.

La obra se edificará en un terreno de 22 hectáreas, de las cuales se usarán 12 hectáreas para construir 900 apartamentos de 2 o 3 habitaciones, en edificios de 3 o 4 pisos.

Las restantes 10 hectáreas se usarían para áreas verdes comunales, ya que esa sección la atraviesa una falla sísmica y no es apta para construir, manifestó el jerarca de Vivienda, Rosendo Pujol.

El condominio se levantará en cuatro etapas, ya que las dimensiones del proyecto imposibilitan que su ejecución se haga de una vez. La primera costará ¢7.369 millones y abarcará 228 viviendas.

Ávila explicó que la decisión sobre quiénes serán los beneficiariosde cada etapa, así como la distribución de los apartamentos, se hizo mediante reuniones con las familias.

El proyecto se encuentra bajo revisión en la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena). Por su parte, el Banco Hipotecario de Vivienda (Banhvi) debe hacer un estudio completo del proyecto y definir la lista de potenciales beneficiarios, en tanto que el INVU debe sacar a concurso la construcción de la primera etapa.

En La Unión de Cartago de gestiona otro proyecto de vivienda vertical, el cual albergará a a 56 familias.