Ministro de la Presidencia asegura que una suma superior afectaría a las poblaciones más desfavorecidas

Por: Natasha Cambronero 14 octubre, 2014
Hoy Melvin Jiménez hablará con la prensa sobre esta acción en Sala IV.
Hoy Melvin Jiménez hablará con la prensa sobre esta acción en Sala IV.

Aunque aceptó este lunes recortar en ¢85.000 millones el Presupuesto Nacional del 2015, el Gobierno ahora se niega a hacer tal reducción y como límite insistirá en su propuesta inicial de ¢61.000 millones.

Según el ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, una disminución superior al 0,8% del plan de gastos de ¢7,9 billones significaría desfinanciar programas sociales que atienden a las poblaciones más desfavorecidas.

“El esfuerzo de los ¢61.000 millones es el mayor que podemos hacer, más que eso, es complicado para nosotros. Hicimos el esfuerzo, sacrificamos planes, trasladamos cosas, pero no es posible llevarlos a donde ellos quieren”, dijo Jiménez.

El jerarca agregó que “bajo protesta” se vieron obligados a presentar un plan de rebajas por un monto superior que no comparten, debido a una exigencia de los diputados, pero anuncia que harán la lucha para evitar que se llegue a materializar.

La fracción oficialista del Partido Acción Ciudadana (PAC) presentará una serie de mociones para revertir los recortes, asignando recursos de otras instituciones que están ociosos.

“Estamos diciendo que con los ¢100 que ustedes me dan no nos alcanza, nos genera problemas. Hay recursos que se podrían mover hacia nuestras prioridades desde otras instituciones, desde la Caja Única del Estado. Seguimos insistiendo en que es una posibilidad técnica factible”, expresó Jiménez.

Por su parte, el vicepresidente Helio Fallas, dijo que están analizando junto con los ministros cuáles serían las implicaciones exactas de esos recortes. El estudio estaría concluido en un par de días.

Sin embargo, el Ejecutivo anticipa que las mayores afectaciones se darán en la atención de menores de edad tanto en cuido como en alimentación; en inversión en infraestructura vial, así como en programas de salud y en cárceles.

En la conferencia de prensa posterior al Consejo de Gobierno, la ministra de Salud, María Elena López, se unió a Jiménez y clamó a los diputados: “dejenos trabajar”. A su juicio se van a ver afectados los CEN-CINAI y la campaña de prevención contra el ébola.

“Puede ser peligrosa en un momento en que se requiere de todo el personal, de todo el sistema de salud, donde se requieren viáticos, horas extras y vehículos para atender una emergencia”, aseveró López.