Revisión de precios de julio también resultaría en rebaja de ₡3 en diésel

Por: Juan Fernando Lara 14 julio
La gasolina es uno de los incrementos más importantes que han enfrentado los hogares en los últimos 12 meses.
La gasolina es uno de los incrementos más importantes que han enfrentado los hogares en los últimos 12 meses.

San José.

La Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) solicitó este viernes una rebaja en el precio de los hidrocarburos que entraría a regir en la primera semana de agosto. De aprobarse, la disminución será de ¢9 por litro de gasolina súper, ¢5 en regular y ¢3 en diésel.

Si la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) aprueba el ajuste, el litro de gasolina súper pasará de ₡584 a ₡575 en agosto; la regular de ¢559 a ₡554, mientras que el precio del diésel sería ¢440 en vez de ¢443 por litro.

Con el ajuste se sumarían ya tres rebajas consecutivas en las gasolinas y la sexta disminución seguida para el diésel; indicó Recope en un comunicado.

A partir de hoy, Aresep dispone de 15 días para resolver la solicitud y, su decisión debe luego publicarse en el diario oficial La Gaceta a inicios de agosto. El cambio de precios regirá al día siguiente de esta publicación.

Recope atribuyó el ajuste principalmente al comportamiento del precio internacional de las gasolinas y el diésel.

Durante junio, señala Recope, la Agencia Internacional de Energía (AIE) publicó su reporte del mercado petrolero, según el cual los precios del crudo se mantendrán bajo presión por un aumento en la oferta, a pesar del recorte en la producción como intento para incrementar los niveles de precios que introdujo a inicios de año la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

El aumento en la producción de Libia y Nigeria (miembros del grupo eximidos de un acuerdo de la OPEP para reducir la producción) en 280.000 barriles por día (bpd) condujo a una rebaja en los precios del crudo. A ese heco se suma el alza continua en la producción de los Estados Unidos, que registra así un aumento de 9% en los inventarios de petróleo.

Desde junio, el precio del crudo había bajado a niveles previos al acuerdo de reducción de la OPEP y otros productores de petróleo. Para el mes de julio, la situación continuó.