Grupos de fieles avanzaban por vía Florencio del Castillo y calle vieja a Tres Ríos

Por: Luis Miguel Herrera C. 27 julio, 2014

Ni el frío ni las espontáneas lloviznas de ayer lograron que cientos de romeros desistieran de su caminata de fe hacia Cartago.

“Más bien, el frío nos ha ayudado porque, como hay menos sol, uno aguanta más”, manifestó José Chaves mientras empezaba a subir la cuesta de Ochomogo a eso del mediodía.

Según las autoridades, la cantidad de peregrinos era menor que la del viernes, pero el flujo de personas era constante. Este empezaba en la antigua Galera de Curridabat y se extendía por la autopista Florencio del Castillo y la calle vieja a Tres Ríos, en La Unión, Cartago.

Muchas historias caminaban con los romeros. Algunos hacen el recorrido por ejercicio, pero aún predominan quienes lo hacen movidos por su fe.

Un ejemplo de ello es Ligia Marín, vecina de Cartago. Ella se levantó temprano con toda su familia y, pese a lo nublado del día, decidió tomar un autobús hacia San José para así volver a Cartago caminando y hacer la romería hasta la basílica. “Ya es toda una tradición. Como vivimos en Cartago, lo hacemos así. Hay tanto que agradecerle a la Virgen que solo con una romería no tenemos para pagarle, pero es un gran sacrificio que siempre hacemos con toda la familia”, dijo.

Juliana Calvo, quien tiene ocho años de hacer la romería, dijo que prefirió adelantar su caminata para este fin de semana a fin de aprovechar que había menos gente.

“Nos pusimos de acuerdo y aprovechamos el fin de semana largo. Hay menos personas, y venimos a cumplir promesas; incluso, el clima frío nos ayudó ”, sostuvo Calvo.

Ayer en la mañana, fieles cartagineses y de las otras siete diócesis del país participaron en una procesión desde las Ruinas hasta la basílica de los Ángeles.

Oficiales de la Fuerza Pública se mantienen a lo largo del recorrido de los peregrinos hacia Cartago, en la autopista Florencio del Castillo. | DIANA MÉNDEZ
Oficiales de la Fuerza Pública se mantienen a lo largo del recorrido de los peregrinos hacia Cartago, en la autopista Florencio del Castillo. | DIANA MÉNDEZ

Mucha seguridad. Desde San Pedro de Montes de Oca, las patrullas de la Fuerza Pública y de la Policía del Tránsito estaban presentes hasta llegar a la basílica de los Ángeles, en Cartago.

A las 4 p. m., los puestos de la Cruz Roja habían atendido a 328 personas en los tres puntos de socorro establecidos en la ruta. La mayoría sufrió problemas musculares propios del esfuerzo físico, detalló Franklin Gómez, jefe de operaciones de la Cruz Roja.

Gómez comentó que el viernes una persona fue atropellada por un auto. Este romero fue atendido en el lugar y presentó golpes menores.

Diego Herrera, jefe de Operaciones del Tránsito, destacó que, a diferencia del viernes, ayer no hubo necesidad de cerrar carreteras para el paso de romeros.

El oficial recordó que para hoy, domingo, sí habrá un carril reversible en la autopista Florencio del Castillo.

Por lo anterior, pidió a los conductores tomar las previsiones del caso y evitar el uso de la vía.

Francisco Angulo, de 54 años, descansaba ayer en la basílica luego de caminar desde Hatillo. | DIANA MÉNDEZ
Francisco Angulo, de 54 años, descansaba ayer en la basílica luego de caminar desde Hatillo. | DIANA MÉNDEZ