Por: Aarón Sequeira 31 marzo
El diputado Carlos Hernández está separado de la fracción del Frente Amplio desde hace menos de un año, luego de ser denunciado por segunda vez por violencia doméstica. De hecho, ha tenido muchas diferencias con Patricia Mora, presidenta del partido y diputada.
El diputado Carlos Hernández está separado de la fracción del Frente Amplio desde hace menos de un año, luego de ser denunciado por segunda vez por violencia doméstica. De hecho, ha tenido muchas diferencias con Patricia Mora, presidenta del partido y diputada.

El partido Frente Amplio le exigió este viernes al diputado Carlos Hernández devolver la curul que ocupa desde mayo del 2014, luego de que el legislador puntarenense se declarara independiente el jueves.

Según Hernández, se divorcia de la fracción parlamentaria y renuncia al FA porque no le han dado un proceso justo en el partido, por la denuncia de violencia doméstica que le presentó su expareja, y por la cual está suspendido de la agrupación desde hace un año.

"Durante un año me han mantenido aislado de las negociaciones y decisiones que se toman en colectivo en la fracción y no me han brindado igualdad de trato respecto a los demás miembros de la bancada, bajo el argumento de que eso era necesario mientras se resolvía un caso pendiente por parte del Tribunal de Ética del FA", dijo Hernández.

Además de ese reclamo, Hernández alega que en el Frente Amplio hay una élite que "pregona diversidad e inclusión", pero "no es más que un discurso de panfleto".

"La realidad es que un pequeño grupo maneja el Frente Amplio a su antojo, de manera que cualquier persona que no siga las órdenes se vuelve blanco de sus maniobras y ataques", dijo el puntarenense.

Aunque Hernández asegura que no abandona las luchas sociales, pero sí el FA, el comité ejecutivo contratacó por vía de comunicado y, además de exigirle que se despoje de su curul, aseguró que el legislador "traicionó hace mucho rato los valores éticos y los principios políticos del Frente Amplio".

En la nota, difundida entre la prensa este viernes, la cúpula frenteamplista dice que el puntarenense se ha plegado al Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) y al Movimiento Libertario en varias votaciones realizadas en el plenario legislativo.

"Hace mucho rato que el señor Hernández traicionó su compromiso con los trabajadores afectados por el nemagón, con los campesinos sin tierra, con la gente de los territorios costeros, con la defensa de las luchas por los derechos de las mujeres", dice la nota firmada por el comité ejecutivo.

Incluso, los miembros de esa cúpula partidaria manifestaron que se alegran de la decisión que toma el legislador, ahora independiente, y aseguraron que pretende apropiarse de una curul que les debe a los electores del Frente Amplio.

La separación entre partido y diputado cumple poco más de un año, luego de que el 19 de marzo del 2016 él fuera detenido porque su pareja de entonces, de apellidos Ledezma Cordero, presentó una denuncia por violencia doméstica en su contra.

Con medidas cautelares que le impedían acercarse a ella y a sus hijos, el FA empezó un proceso que determinó la suspensión de Hernández como miembro del partido, decisión apelada por él y que se mantenía en suspenso.

En setiembre, la expareja del legislador incluso lo denunció penalmente, luego de asesorarse con abogados por la situación acontecida meses antes.

Esa denuncia por violencia doméstica fue suficiente para que el partido considerara que se trataba de un incumplimiento de los principios éticos de la agrupación política.

Además de Hernández, en algunos momentos la legisladora alajuelense Ligia Fallas ha estado a punto de dejar la agrupación, pero ha frenado su intención porque, como independiente, podría perder ciertos privilegios que cobijan a los diputados que pertenecen a una fracción determinada.