Su cuerpo es velado en la funeraria Vida, frente a la antigua Federación Costarricense de Fútbol, en Sabana este.

 25 agosto, 2013

San José. Redacción

El exdirector del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Manuel Alvarado Blanco, falleció a la medianoche del sábado 24 de agosto, a los 73 años, luego de una larga enfermedad.

Según informó su hijo, Carlos Alvarado Valverde, los funerales de este abogado de origen alajuelense serán mañana, a las 11 a.m., en la catedral de Alajuela. Su cuerpo reposará en el cementerio general de esa ciudad. En estos momentos, la vela se realiza en la funeraria Vida, frente a la antigua Federación Costarricense de Fútbol, en Sabana este.

Alvarado empezó a laborar en el Poder Judicial desde que era estudiante.
Alvarado empezó a laborar en el Poder Judicial desde que era estudiante.

Alvarado inició su carrera judicial como portero de la alcaldía primera de Alajuela. "Sí, era el que limpiaba cuando apenas era un estudiante de Derecho, pero fue ascendiendo en el escalafón judicial", recordó su hijo.

En el OIJ estuvo en dos períodos. El primero, de 1978 a 1979, como subdirector; y de 1995 a 1996, cuando lo llamaron para ocupar el cargo de director en sustitución de Rafael Guillén. A su salida, lo reemplazó Lineth Saborío.

Fue durante su segundo periodo que tuvo que coordinar las investigaciones de casos sonados, como el del secuestro de dos alemanas en Boca Tapada de San Carlos, y varios crímenes del llamado psicópata.

Entre sus anécdotas se recuerda la de la Navidad de 1978, cuando por decisión de la dirección del OIJ los funcionarios de la oficina de Ciudad Neily, en la zona sur, fueron obligados a trabajar en Navidad. "Papi era el subdirector y se enojó mucho; le dijo a mami que preparara cualquier cosa, y se fue para la zona sur con esposa y cuatro hijos para pasar la Navidad junto a estos muchachos", relató Carlos Alvarado.

Como su padre, Carlos es abogado y, en la actualidad, dirige el Instituto Costarricense sobre Drogas (ICD), además es director de Guardacostas. Otro hijo de Manuel también se hizo abogado, uno más es arquitecto y la única mujer es periodista.

A Manuel Alvarado le sobreviven su esposa, Ana Lucía Pérez, sus cuatro hijos y tres nietas.

Etiquetado como: