En carta a la presidenta, al secretario general y al jefe de la fracción legislativa, el guanacasteco anunció su decisión de salirse de las tiendas de la agrupación izquierdista

Por: Aarón Sequeira 10 febrero, 2015
El diputado Ronal Vargas termina de anunciar al plenario que se va por estar enfermo. Pero eso, ocurrido poco después de las 3:30 p. m. del jueves, fue desmentido por el Frente Amplio hasta las 9 p. m. | GRACIELA SOLÍS
El diputado Ronal Vargas termina de anunciar al plenario que se va por estar enfermo. Pero eso, ocurrido poco después de las 3:30 p. m. del jueves, fue desmentido por el Frente Amplio hasta las 9 p. m. | GRACIELA SOLÍS

El exdiputado Ronal Vargas renunció este martes, "irrevocablemente", a ser miembro del partido Frente Amplio, tras dejar la diputación la semana pasada, por una queja de acoso sexual que presentó una asesora en su contra.

En una carta dirigida a Patricia Mora, presidenta de la agrupación; a Rodolfo Ulloa, secretario general, y a Gerardo Vargas Varela, jefe de la fracción legislativa, el exlegislador guanacasteco explicó que toma la decisión antes de que lo haga el comité ejecutivo del Frente Amplio.

En conversación con La Nación, Mora confirmó la renuncia y aseguró que siente mucho dolor por todo el caso de Vargas Araya, desde el lunes de la semana anterior, cuando se enteró del tema de acoso sexual.

"P ara las autoridades del partido soy, como lo escribe claramente Rodolfo Ulloa hoy en un mensaje al partido, 'un acosador sexual'", dice Vargas en la carta.

Según el exdiputado, hay grupúsculos radicales "que tienen secuestrado el espíritu del partido" y niegan que la asesora que se quejó del acoso y él eran pareja.

"Me gustaría saber que opinarán cuando alguna expareja de ellos o ellas o alguna amistad cercana les acuse de acoso o abuso sexual sin que fuera verdad, ¿sostendrán sus falaces argumentos puritanos en ese caso también? Lo dudo", escribe Vargas en la carta.

En su renuncia a las filas del partido amarillo y negro, Ronal Vargas asegura que su labor había sido invisibilizada en el órgano oficial del partido, el periódico Pueblo, así como por la fracción, la dirigencia nacional y provincial.

Según Patricia Mora, el capítulo de la queja de acoso sexual seguirá abierto hasta tanto la asesora lo determine.

"Quien terminará decidiendo si lo cierra o no, es la persona que puso la denuncia, que habló con la defensora, no conozco detalles de lo que habló con doña Montserrat Solano, no sé si lo va a a denunciar penalmente", dijo.

Mora insistió en que su partido actuó como debía. "En el partido no caben personas que violen normas éticas que el FA tiene. (...) Todo lo demás es muy doloroso. Ronal es un compañero muy valioso, todo es muy lamentable", dijo la presidenta del Frente Amplio.