Fallas están en las intersecciones, faltan barreras y carriles no tiene espaldones

Por: Alberto Barrantes C. 23 mayo, 2014

Errores de diseño en tramos de la autopista General Cañas y en las rutas hacia Caldera y Limón se han convertido en puntos de frecuentes accidentes de tránsito, que dejan heridos o muertos.

Las fallas son carriles sin espaldones, barreras de contención sin la altura ni diseños adecuados y malas intersecciones como el cruce de Piedades de Santa Ana, en la ruta 22, donde se localizaron hasta 69 puntos de riesgo.

Así consta en informes del 2012 y 2013, elaborados por el Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme) de la Universidad de Costa Rica (UCR), en los cuales se hacen las recomendaciones de mejora en estas rutas.

Los problemas llevan hasta 10 años sin que ningún Gobierno haya asumido los ajustes necesarios.

Por ejemplo, en el caso de la General Cañas, que forma parte de la ruta 1, desde el 2004 se eliminaron los espaldones con el fin de habilitar un carril adicional por sentido.

Lanamme dice que eso aumenta el riesgo de accidentes debido a que no hay espacio para los conductores que se detienen en la autopista.

En el 2005, los especialistas de la UCR advirtieron de la necesidad de construir espaldones en esa vía y en la ruta Bernardo Soto.

“(Se deben) construir con urgencia los espaldones, para restaurar el nivel de seguridad que tenían las rutas previamente. El hecho de incrementar el ancho del espaldón reduciría los accidentes de tránsito hasta en un 10%”, señala un informe del Lanamme en el 2005.

Ante la advertencia de los ingenieros, la administración dijo que la inversión no era factible, debido a que la concesión de dicha carretera estaba por comenzar. Después de 10 años, el fallo sigue en la vía.

Por esta carretera, transitan hasta 98.000 vehículos diarios, según el informe de tránsito, promedio diario, del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT).

En la ruta 22, la intersección de Piedades, Santa Ana, tiene 69 puntos de riesgos de colisiones y atropellos por el mal trazado de esa sección. | FABIÁN HERNÁNDEZ.
En la ruta 22, la intersección de Piedades, Santa Ana, tiene 69 puntos de riesgos de colisiones y atropellos por el mal trazado de esa sección. | FABIÁN HERNÁNDEZ.

En el 2013, Lanamme señaló la necesidad de ajustar las medidas de altura de la barrera de contención que está en medio de la vía, entre La Sabana y el puente Juan Pablo II, en La Uruca.

“Es urgente que la administración MOPT-Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) asuma las acciones correctivas y preventivas en estas rutas”, señala una carta del 2012 escrita por expertos del Lanamme y dirigida al entonces ministro de Transportes, Francisco Jiménez.

German Marín, director de la Policía de Tránsito, aseguró que en los tramos de mayor riesgo se hacen operativos para vigilar velocidad y el respeto a la señalización.

“Se desplaza todo el recurso humano posible para evitar los accidentes en esas zonas mediante operativos, pero hay puntos donde lo que más afecta es la imprudencia de los conductores”, dijo Marín.

Urgencias. Lanamme también recomienda hacer un inventario de las necesidades de seguridad vial en el país mediante inspecciones en las rutas y comparando la cantidad de accidentes por trayecto.

“Estos tramos son un reflejo del caos de la red vial del país. Urge una base de datos actualizada de los accidentes de tránsito y hacer más inspecciones en carretera para hacer intervenciones oportunas”, dijo el ingeniero Érick Acosta en un documento que publicó el Lanamme, en marzo del 2013.

El último informe que tiene el Consejo de Seguridad Vial (Cosevi) sobre accidentes de tránsito en vías nacionales corresponde al 2012. Teresita Guzmán, de Investigación y Estadística del Cosevi, dijo que aún se están procesando las boletas de accidentes del 2013 y 2014.

En el 2012, la ruta hacia Limón reportó 280 accidentes de tránsito y la ruta 1 registró 548 casos (desde La Sabana hasta Peñas Blancas).

Lanamme insiste además en la colocación de barreras divisorias para evitar la invasión de carril en la ruta 27, que une San José con Caldera y por donde circulan hasta 89.000 vehículos cada día.

Hasta la semana pasada, en esa vía se habían registrado la mayor cantidad de muertes en accidentes de tránsito en este año. La cifra llegó a 11 luego de que seis personas fallecieran al chocar dos vehículos, por invasión del carril contrario.

Otra de las anotaciones del Lanamme, en el 2013, son las barreras mal diseñadas en la ruta 32, sentido San José-Limón, debido a que tienen una estructura que aumenta el riesgo de mortalidad en caso de un accidente de tránsito.

“Desde el año 2002, la barrera en forma de ‘cola de pez’ constituye un elemento altamente peligroso, porque si un vehículo colisiona de frente contra este, podría atravesarlo, agravando las condiciones del accidente”, anota un informe dirigido al Conavi en el 2012, sin que tampoco se haya solucionado la falla.