Vecinos de la comunidad donan víveres y animales para venderlos en 'El Huerto'

Por: Evelyn Granados Díaz 2 abril, 2015

Cada jueves santo en decenas de parroquias costarricenses se monta 'El Huerto', una representación del lugar donde Jesús pasó sus últimas horas antes de ser apresado. En la versión costarricense, al Nazareno lo acompañan cabras, orquídeas, bolsas de arroz y frijoles y hasta un caballo. Eso solo por mencionar algunos de los artículos que los vecinos de las diferentes comunidades donan para la ocasión.

Es el caso de la Parroquia San Rafael Arcángel, en San Rafael Arriba de Desamparados. Desde el miércoles santo en la noche el Movimiento de Jornadas levanta la estructura y decora para que, el jueves santo a primera hora, los feligreses puedan acudir a comprar todos estos bienes. Los fondos recaudados se destinan a las obras sociales de la Iglesia.

Minor Valverde, coordinador del equipo de Jornadas explica que la labor inicia 15 días antes con el recorrido por los barrios del distrito para solicitar donativos a la comunidad. Cualquier bien que pueda transarse es válido: desde una bolsa de arroz hasta un cerdo. En la versión de este año se incluye un caballo, dos terneros y una cabra con dos de sus cabritos.

Valverde comenta como anédocta que en algunas ocasiones cuesta que se vendan los animales, y cuando se acerca la hora del cierre la preocupación acecha. Sin embargo, "a última hora Dios siempre nos manda un feligrés", dice confiado el colaborador.

A los víveres y animales se les ponen precios cómodos porque el sentido de todo esto es cooperar con la acción pastoral. Eso no impide que hayan personas muy generosas que paguen hasta ¢25.000 por un chompipe y ¢35.000 por una orquídea.

Sentido litúrgico. De acuerdo con el Padre Jorge González, párroco en San Rafael Arriba de Desamparados, es importante no perder de vista el sentido litúrgico de este evento.

"El Señor empieza a vivir concretamente su pasión" en 'El Huerto' y las ventas son un acto simbólico de desprendimiento. "No se compara con el que Jesús tuvo con nosotros", afirma el sacerdote, pero es la oportunidad de donar, de desprenderse de algo material para utilizarlo en favor de otros.

Para muchas parroquias, estos recursos significan la posibilidad de ayudar más a los necesitados, explica el Padre Jorge González.

Si está cerca de una iglesia católica en este momento y tiene oportunidad, visítela. Tal vez se encuentre con 'El Huerto' todavía abierto.