Consideran que proyecto se ha atrasado por exigencias de la entidad bancaria

Por: Diego Bosque 14 julio
Franco Pacheco (a la izquierda), presidente de la Uccaep, ofrece un discurso en el que criticó la decisiones del presidente Luis Guillermo Solís (a la derecha) sobre empleo público. Al medio, Rodolfo Coto, segundo vicepresidente de Uccaep; Víctor Ruiz, primer vicepresidente de Uccaep; y Ana Helena Chacón, segunda vicepresidenta de la República.
Franco Pacheco (a la izquierda), presidente de la Uccaep, ofrece un discurso en el que criticó la decisiones del presidente Luis Guillermo Solís (a la derecha) sobre empleo público. Al medio, Rodolfo Coto, segundo vicepresidente de Uccaep; Víctor Ruiz, primer vicepresidente de Uccaep; y Ana Helena Chacón, segunda vicepresidenta de la República.

"No estuvo correcto que el Banco de Costa Rica (BCR), después de que se le adjudica la obra (ampliación de la vía a San Ramón), venga a solicitar cambios, yo no estoy de acuerdo con eso, ni me parece correcto. Ellos participaron en un proyecto con unas condiciones y una vez que se les adjudicó pidieron cambios".

Así se manifestó Franco Pacheco, presidente de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones de la Empresa Privada (Uccaep), sobre las modificaciones que el BCR solicitó, desde febrero, al contrato de fideicomiso para esa carretera.

"Lo externé en Casa Presidencial (durante una reunión el pasado 5 de junio), se lo dije en la cara a Mario Barrenechea, gerente general del BCR, le dije: 'a mi no me parece, ustedes son los que están pidiendo los cambios', porque ellos estaban diciendo que era el sector privado quienes estaban entrabando el proyecto", agregó Pacheco.

El Banco exige tener potestad de nombrar los miembros de la unidad ejecutora sin que el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) deba avalarlos, y gozar de autonomía para tomar decisiones sobre la estructuración financiera, la licitación y la contratación de las constructoras.

Además, pretenden que el proyecto sea bajo la modalidad "llave en mano"; es decir, se hacen responsables de entregar la obra completamente terminada, lista para entrar en funcionamiento. En este caso, el Conavi no tendría ninguna injerencia a lo largo de todo el proceso.

De no avalarse los cambios, la entidad bancaria ha amenazado con retirarse del proyecto.

El contrato de fideicomiso original entre el Conavi y el BCR fue firmado en agosto del 2016 y refrendado por la Contraloría General de la República (CGR) en enero del presente año.

"Nosotros lo que estamos haciendo es revisar que los cambios que se hacen estén bajo la legalidad y tengan algún grado de razonamiento, creo que eso (la petición de nuevas condiciones) le ha generado atrasos al proyecto y le metió ruido. Si yo participo en una licitación bajo unas reglas, ¿para qué participo si no estoy de acuerdo con las reglas?", cuestionó el jerarca de Uccaep.

El pasado 8 de junio, el Consejo de Administración de Conavi aprobó enviar a la CGR una solicitud de autorización para cambiar el contrato de fideicomiso según las exigencias del Banco. El ente contralor aún no se ha pronunciado al respecto.

Germán Valverde, ministro de Obras Públicas y Transportes, fue enfático en que el contrato original está firme, en caso de que el ente contralor rechace las modificaciones. El jerarca, sin embargo, reconoció que es complicado que esta obra se inicie en el actual Gobierno.

Arrepentida

Durante la sesión del 8 de junio, los dos directivos de Conavi que representan a Uccaep denunciaron un "ejercicio de presión" para modificar el contrato de fideicomiso. Las molestias fueron externadas por Mónica Navarro Del Valle y Christian Campos, y quedaron plasmadas en el acta de la sesión ordinaria 1421-17 del 8 de junio.

"No estuvo correcto que el Banco de Costa Rica después de que se le adjudica la obra (ampliación de la vía a San Ramón) venga a solicitar cambios, yo no estoy de acuerdo con eso, ni me parece correcto. Ellos participaron en un proyecto con unas condiciones y una vez que se les adjudicó pidieron cambios"

También declararon que tenían dudas técnicas sobre la conveniencia de alterar el contrato.

Las manifestaciones de los directivos fueron rechazadas por el presidente Luis Guillermo Solís, quien expresó estar "cabreado" con este asunto.

En una entrevista con La Nación, Navarro aseguró que está arrepentida de haber mencionado la palabra presión durante la sesión del Consejo de Administración de Conavi.

"Me duele haber utilizado ese término (ejercicio de presión), porque yo no quería ofender al presidente Solís, ni que él sintiera que estaba opinando en contra de él", comentó Navarro.

Por su parte, Campos señaló que no se arrepiente y garantizó que al hablar de presión no se refería a ningún funcionario de Casa Presidencial. Al preguntarle a quién se refería, no dio nombres.

Etiquetado como: