Por: Alberto Barrantes C. 14 octubre, 2014

Docentes pensionados, psicólogos y trabajadores sociales arrancaron ayer una capacitación para atacar las cifras de deserción estudiantil en 80 colegios del país.

Los profesionales son voluntarios que donarán su tiempo en las instituciones mediante talleres y tutorías en las materias que más difíciles les resultan a los alumnos.

En el 2013, 45.000 alumnos abandonaron las aulas.

“Los estudiantes pobres no cuentan con la capacidad económica para pagar un tutor si les va mal. Por eso, al ver que van a perder el año, se salen del colegio”, dijo Francisco Rodríguez, director del Proyecto Apoyo a la Educación Secundaria para la Reducción del Abandono Estudiantil (Proeduca).

La iniciativa es un convenio de cooperación entre la Unión Europea y el Ministerio de Educación Pública (MEP), para atender a unos 55.000 estudiantes.

El Proyecto implicó una inversión de unos 18 millones de euros en la compra de instrumentos musicales y equipo deportivo y tecnológico para crear arraigo entre los estudiantes; todo ello como parte de una estrategia de motivación.

Más de 150 profesionales conforman el Proyecto. | ALBERTO BARRANTES C.
Más de 150 profesionales conforman el Proyecto. | ALBERTO BARRANTES C.

“El voluntariado es una herramienta muy poderosa para hacer cambios sociales”, sostuvo la asesora del MEP, Guiselle Cruz.

Antes de enfrentarse con los estudiantes, el equipo de voluntarios recibe una capacitación con la especialista Marta Gómez sobre estrategias para atender los factores vinculados al abandono escolar.