Materias mezclan uso de tecnología con prácticas agrícolas, ingeniería y negocios

Por: Alberto Barrantes C. 22 agosto, 2014
Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN
cifras

22

carreras nuevas en sedes regionales de UCR

32%

aumento de matrícula en sedes UCR (2009-2014)

72

total de carreras de UCR en regiones al 2014

30%

proyección de crecimiento de carreras en tres años

2.622

estudiantes de UCR en sedes regionales

La creación de 22 carreras para sedes regionales de la Universidad de Costa Rica (UCR) pretende que los vacíos de empleo en zonas rurales sean llenados con jóvenes profesionales oriundos de esos territorios.

La estrategia forma parte del compromiso de mejorar las sedes y recintos de la UCR, con el fin de que dispongan de la misma tecnología, laboratorios y calidad que posee la sede Rodrigo Facio, en Montes de Oca. “La idea es crear carreras que sean útiles para las necesidades de empleo que hay en las zonas. Para eso se hace todo un estudio de factibilidad del mercado laboral y se abrirán estas opciones en el 2015 y 2016”, dijo el rector de la UCR, Henning Jensen.

Con recursos del Fondo Especial para la Educación Superior (FEES), la oferta de carreras para estudiantes de primer ingreso en sedes y recintos regionales pasó de 62 a 73, entre el 2009 y el 2014. Según la Oficina de Registro e Información de la UCR, ello también significó un aumento de la matrícula de un 30% en estos cinco años (se pasó de 1.987 a 2.622 estudiantes).

Más opciones. La oferta académica mezcla el uso de tecnología con prácticas agrícolas, y fundamentos de Administración, Ingeniería y Negocios.

Solo el año pasado, se abrieron seis carreras nuevas en el Atlántico, entre las que destacan Economía Agrícola y Agronegocios con énfasis en Agroambiente, Ciencias del Movimiento Humano y Espacios Educativos con Tecnologías. Para el próximo año en esa misma sede, se prevé la apertura del bachillerato y la licenciatura en Ingeniería en Desarrollo Sostenible.

“El costo de creación de cada una de las carreras es variable, depende de los estudiantes, las becas, las materias y las necesidades de infraestructura. En cada una de las sedes, se hacen estudios muy elaborados, porque nos interesa la educación como servicio y no como un negocio”, explicó Eval Araya, asesor en materia de regionalización universitaria de la UCR.

Del total de carreras, hay seis en las sedes de Guanacaste, Atlántico, Pacífico y Caribe, que se financiarán con parte de un préstamo del Banco Mundial por $200 millones que entró en vigencia en julio del año pasado. Este fue otorgado para financiar proyectos de modernización en las cuatro principales universidades estatales del país.

Así, por ejemplo, en la Sede de Guanacaste, se abrirán las carreras de Ingeniería Civil y Tecnología de Alimentos y en la del Caribe, existirán las opciones de Ingeniería Eléctrica e Ingeniería Química.

Jensen se refirió a la importancia de mejorar la calidad de la educación que reciben los estudiantes en las zonas rurales, así como los beneficios que se les dan (becas y acceso a residencias, entre otros).

A la fecha, las seis sedes regionales tienen residencias para alojar a la población estudiantil de condición socioeconómica baja, procedente de zonas alejadas. También se ofrece el beneficio de reubicación geográfica, que consiste en apoyo económico para que el joven cubra el costo del alojamiento.

“Existen importantes apoyos en materia de infraestructura para las sedes universitarias. En la Sede del Atlántico, habrá laboratorios y una nueva ala para la biblioteca, lo que tendrá un costo adicional de ¢350 millones. Además, la UCR ha adquirido un nuevo terreno en Esparza para la Sede del Pacífico, por un monto ¢700 millones”, precisó el rector Jensen.

En la Sede de Guanacaste, las carreras de más pronta apertura son Ingeniería Administrativa, Administración con énfasis en Pequeñas y Medianas Empresas, Veterinaria y una maestría en Derecho Intelectual de los Sistemas Informáticos.

Este plan para aumentar la calidad académica en las sedes regionales de la UCR incluye la mejoría en la docencia. Por eso se busca superar limitaciones, como el hecho de que algunos profesores no dominen un segundo idioma, la carencia de laboratorios bien equipados, los altos niveles de interinazgo y debilidades en la creación de carreras propias en las sedes.