Por: Daniela Cerdas E. 2 abril, 2016

Para el sector empresarial, el marco nacional de cualificaciones de la educación técnica permitirá “ordenar la casa” en torno a las competencias de los técnicos que se forman en el país.

“Costa Rica debe mejorar el talento humano que requieren las empresas para empatar la oferta y la demanda; para ello, es indispensable entrelazar el sistema educativo con las capacidades de cada persona y las exigencias de una economía expuesta a mayor competencia”, explicó Ronald Jiménez, presidente de la Unión de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep).

Para Jiménez, un marco normativo de la formación técnica, cuya propuesta elaborada por varias instituciones, entre ellas Uccaep, está por enviarse al Consejo Presidencial de Innovación y Talento Humano, permitirá a los empresarios tener certeza sobre la formación, cualificaciones y capacidades del talento humano que contratan.

Según Jiménez, los empresarios están despidiendo personal no calificado y contratando, cada vez más, a trabajadores con cualificaciones técnicas.

Según el estudio Escasez de Talento (2014), que hizo la firma internacional Manpower, el 51% de 620 empleadores costarricenses consultados asegura no encontrar profesionales idóneos para desempeñar las tareas que requiere su empresa. Para los empleadores, los candidatos carecen de competencias técnicas.

“Se deben revisar los requisitos de ingreso a los programas del Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) para permitir que personas que no completaron la educación formal puedan acceder a ofertas formativas de la institución; además, se debe reposicionar al INA como la entidad líder en formación técnica en cooperación con el sector empresarial, y fomentar el emprendedurismo”.

Etiquetado como: