Por: Daniela Cerdas E. 9 octubre, 2015
Actualmente, en la UCR laboran 9.300 empleados. La institución gasta ¢45.000 millones al año en el pago de anualidades | JORGE ARCE
Actualmente, en la UCR laboran 9.300 empleados. La institución gasta ¢45.000 millones al año en el pago de anualidades | JORGE ARCE

Un estudio realizado por expertos en finanzas fue la base para que sindicalistas de la Universidad de Costa Rica (UCR) determinaran que no existe crisis financiera en ese centro de estudio, por lo que no justifican bajar la anualidad de 5,5% a 3%.

En agosto pasado, el rector, Henning Jensen, señaló la urgencia de hacer un recorte a ese beneficio, mencionando como justificación cinco informes internos sobre la situación salarial de la UCR.

Jensen dijo que, de no tomar medidas, se pondría en riesgo la estabilidad financiera de esa casa de estudios superiores.

Sin embargo, Alfredo Mesén, del Sindicato de Empleados de la Universidad de Costa Rica (Sindéu), dijo que Jensen está usando el peor de los escenarios.

“No hay crisis y no se vislumbra una a corto plazo. La propuesta es mantener la anualidad del 5,5% e instar a las autoridades universitarias a crear una comisión para hacer un nuevo estudio que nos dé una proyección más confiable y determinar si a mediano plazo habrá crisis financiera”, explicó Mesén.

Para el rector, la comunidad universitaria “ha observado que el Sindéu desaprovecha la oportunidad de presentar argumentos razonados.

”En lugar de ello ha sido copioso en insultantes diatribas que lesionan la naturaleza de la academia. Invito nuevamente al Sindéu a realizar un análisis sobrio de la situación institucional y a hacer propuestas a favor de la sostenibilidad de la UCR”, manifestó Jensen.

Propuesta. El próximo 13 de octubre, el Sindicato presentará su propuesta ante el Consejo Universitario (CU), el cual también analizará el planteamiento que hizo la Administración.

Jensen, junto con otros miembros del Consejo, propuso derogar el acuerdo del 2009 que incrementó la anualidad a un 5,5%, convencido de que el incremento de este beneficio pone en riesgo las finanzas universitarias.

Si la UCR logra bajar las anualidades al 3%, podría ahorrarse unos ¢3.800 millones por año.

El 23 de setiembre, Jensen presentó ante el Consejo Universitario el presupuesto 2016, pero ante la imposibilidad de rebajar las anualidades, sacrificó la construcción de edificios para clases e investigación el próximo año.

En la actualidad, la institución gasta ¢45.000 millones al año en el pago de anualidades, mientras que el rubro de salarios, con pluses incluidos, es en total de ¢110.000 millones.

En el 2010, por cada ¢100 que la UCR invertía en sueldos base, debía añadir ¢70 para anualidades. En el 2014, las anualidades subieron tanto que por cada ¢100 de sueldo base, se presupuestaban otros ¢94 para cubrir el plus.

Etiquetado como: