Por: Alberto Barrantes C. 9 agosto, 2014

Hurtos y golpes por parte de un grupo de compañeros afectaron psicológicamente a una estudiante de sétimo año del Colegio Técnico Profesional de Cartagena, Guanacaste, en el 2012.

Así consta en los hechos que dio por probados el Tribunal Contencioso-Administrativo, tras el proceso entablado por la familia Entre esos elementos está el relato de la joven de sus traumas, a causa de las humillaciones.

“Oigo voces que dicen que soy fea y que me muera. Los profesores sabían, hablé con la orientadora y más bien me regañó (...). Traté de hablar con ella (sobre la violación), pero nunca me prestó atención”, narró ella a los jueces.

El abogado de la familia, Andrés Pérez, dijo que la adolescente sufrió golpes y burlas de estudiantes y hasta sustracción de dinero.

“En horas de la mañana, mis compañeras venían detrás de mí al baño del colegio, había una que se quedaba vigilando que nadie llegara, mientras otra me sacaba la plata de la bolsa del pantalón”, relató la estudiante.

Ante las quejas de la menor, la orientadora del centro educativo respondió que la muchacha era grande y podía defenderse.

“El problema de esta chiquita viene desde la infancia, no es nuevo. Son una familia problemática. Vengan y hablan con todos los estudiantes y docentes de mi institución. A ella se le ayudó, pasó el año”, dijo la directora del colegio, Victoria Zúñiga.

La funcionaria afirmó que en el centro hay protocolos para la atención de la violencia en las aulas.