Por: Daniela Cerdas E. 11 noviembre, 2015

Media hora antes de que comenzará el examen de Matemáticas, el pasado miércoles, personeros del MEP llegaron a 30 centros educativos escogidos al azar, para cambiar las cajas de formularios por otros, con un orden diferente de respuestas.

En total, se cambiaron 25.000 pruebas en liceos como el de Santa Cruz, Limón y Nicoya.

Lilliam Mora, directora de Gestión y Evaluación de la Calidad del Ministerio de Educación Pública (MEP), explicó que los cambios fueron parte de un plan piloto que se implementó este año por seguridad y para ver el “comportamiento estadístico de los ítems”.

“Tenía el objetivo de ver la reacción en el centro educativo al cambiarles las pruebas y poder informar a las autoridades cómo los ítems en diferentes posiciones van a tener la misma validez y confiabilidad de los resultados. La idea es ver la posibilidad de, el otro año, hacer distintos formularios de una misma prueba, por seguridad”, explicó Lílliam Mora.

Este año, los controles en estas pruebas fueron muy estrictos. Los pabellones donde se realizaban la exámenes estaban acordonados y hasta dos delegados cuidaban a los alumnos, quienes no podían portar nada más que sus útiles.

Además, policías colaboraron en el resguardo de las cajas donde venían los formularios.

Etiquetado como: