Resultados de exámenes se han desaprovechado en los últimos años

Por: Alberto Barrantes C. 15 noviembre, 2014

Los resultados de las pruebas de bachillerato se convertirán en un insumo para el Ministerio de Educación (MEP), con el fin de reorientar los programas de formación de profesores.

Esa materia no ha sufrido cambios, pese a que las notas promedio de los colegios públicos, en esas pruebas, empeoraron en los últimos 10 años.

“No utilizar los resultados de bachillerato para mejorar el desempeño de alumnos y profesores, es como detectar una enfermedad y no tomar la medicina”, reconoció el director de Gestión y Evaluación de Calidad del MEP, Félix Barrantes.

El MEP determinará cuáles son los contenidos que deben reforzar los docentes y cuál ha sido el impacto de reformas recientes en los programas de Español, Cívica y Matemática.

La iniciativa pretende superar el espejismo que dan las curvas (puntos extra dados al calificar un examen) y la nota de presentación (40% de las calificaciones de colegio) en los resultados de las promociones de bachillerato.

“Más allá de indicar el grado de conocimiento y dominio de los estudiantes, tenemos el objetivo de mejorar la formación de los profesores, según los errores más comunes de cada región y según asignatura”, manifestó la ministra de Educación, Sonia Marta Mora.

Urgencias. Según los datos de la Dirección de Gestión y Evaluación de la Calidad del MEP, todos los colegios del país han bajado sus notas promedio.

Los centros públicos y, sobre todo nocturnos, son los que llevan las peores calificaciones.

En la promoción del 2013, los colegios nocturnos solo lograron notas promedio superiores a 70 en Cívica y Estudios Sociales.

“Hay que hacer cambios en la formación que estamos impartiendo en los colegios nocturnos, para reducir el número de abandono de aulas y para mejorar la calidad de educación que reciben”, afirmó la jerarca.

Pese a que desconocen razones puntuales del bajo rendimiento, las autoridades de Educación trazan hipótesis sobre la brecha socioeconómica, la falta de preparación de los docentes y la exigencia de los exámenes comparada con los contenidos que se estudian en el aula.

“No ha habido hasta hoy un programa de capacitación utilizando los resultados de bachillerato. El tema de la formación docente es el más urgente de Costa Rica. Estamos rezagados en el uso de los datos que nos aporta bachillerato”, concluyó el director Félix Barrantes.

Los resultados de este año se conocerán el 28 de noviembre.