Préstamo con el BID por ¢85.000 millones se aprobó desde 2013 y siguen sin rendir frutos

Por: Alberto Barrantes C. 13 mayo, 2015
Los alumnos de la comunidad guanacasteca de Santa Ana de Belén estrenan las aulas de su nuevo centro educativo.
Los alumnos de la comunidad guanacasteca de Santa Ana de Belén estrenan las aulas de su nuevo centro educativo.

Con el amarre de 100 terrenos a nombre del Ministerio de Educación Pública (MEP), esta Administración inició la ejecución de un crédito de ¢85.000 millones con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que se aprobó desde el 2013.

La ministra de Educación, Sonia Marta Mora, dijo que para evitar más atrasos en la ejecución de esos recursos, este año se empezó a gestionar trámites administravos necesarios para que los terrenos sean propiedad del MEP.

"Ya hemos puesto a caminar el fideicomiso. Tenemos 100 terrenos donde funcionarán futuras aulas y ya quedó en firme la unidad ejecutora responsable de la construcción de obras en 77 centros educativos en todo el país", afirmó la jerarca Mora.

El fideicomiso educativo no constituye la totalidad de la inversión del MEP en infraestructura, sino que es una herramienta que complementa el presupuesto ordinario, que este año ronda los ¢73.500 millones.

Los centros educativos seleccionados son de atención prioritaria debido al estado deplorable en el que se encuentran sus aulas y áreas deportivas.

Según el Banco Nacional, este año, solo las escuelas de San Isidro, en LPreón Cortés, y Mata de Plátano, en Goicoechea, verán avances en las obras, porque ya tenían el terreno y los planos.

Todas las restantes 77 tendrán que seguir esperando por el uso del fideicomiso, plan diseñado desde el 2011.