Por: Alberto Barrantes C. 14 mayo, 2014

Si un docente tiene la cédula de identidad vencida, su expediente está incompleto o imparte más de 40 lecciones en propiedad, el nuevo sistema informático de pago del Ministerio de Educación Pública (MEP), Integra 2, rebota el giro del salario de ese empleado.

Con el rechazo, la plataforma informática lanza un informe para que el Departamento de Recursos Humanos del MEP corrija y complete, en forma manual, los datos del docente, llamando a cada centro educativo.

Al 10 de abril, hubo 2.089 funcionarios sin pago por ese tipo de razones, y Recursos Humanos no dio abasto para recabar los datos.

A la fecha, solo quedan 38 en esa situación y la directora de Recursos Humanos, Yaxinia Díaz, enfatizó en que ya se pagaron todos los salarios.

“El sistema Integra 2 no tiene fallas técnicas y tampoco hubo presiones políticas para ponerlo en operación. Esos 2.089 casos representan un 2% de la planilla (74.181 funcionarios, en mayo). Lo que pasa es que el nuevo sistema no acepta que los datos vayan incompletos”, explicó Díaz.

El último giro del MEP apunta que se pagaron ¢33.188 millones en la planilla de mayo, incluidos los retroactivos de la primera y segunda quincenas de abril.

Comparación. Antes de que el sistema Integra 2 empezara a funcionar, el MEP utilizaba la plataforma SIGRH, que tenía la debilidad de girar salarios a docentes con documentos vencidos, con lecciones de más y fallecidos, entre otras anomalías.

“No son reglas nuevas, sino que el nuevo sistema ajusta a los funcionarios a las reglas que siempre han existido, pero que el otro sistema informático pasaba por alto”, manifestó el director del Departamento de Informática del Ministerio, Alberto Orozco.

El nuevo mecanismo de pago está ubicado en un centro de datos del Ministerio de Hacienda y funciona interconectado con instituciones como el Servicio Civil, Poder Judicial, Tesorería Nacional, Registro Civil, Dirección General de Migración y Extranjería y Caja Costarricense de Seguro Social.

“Por ejemplo, si un docente tiene que pagar pensión alimentaria, el nuevo sistema hace el descuento automático de su salario bruto, y así con todas las deudas que tenga el docente”, dijo el director técnico del proyecto, Rafael Ramírez.

El nuevo sistema descuenta todo préstamo con cooperativas que tenga el docente, así como las cargas sociales. El viejo sistema hacía las rebajas unos meses sí, otros no.

“Hoy recibimos un caso de una persona cuyo salario bruto quincenal es de ¢620.000, pero su salario líquido termina en ¢12.000 porque el sistema le descontó los préstamos que el funcionario tiene con cooperativas. Eso es lo que el funcionario debe, no significa que se le esté quitando dinero”, añadió el ingeniero Ramírez.

La ministra de Educación, Sonia Marta Mora, dio la indicación a los funcionarios de que deben atender todas las quejas de los docentes y dar las soluciones o explicaciones expeditas a cada uno de los casos.

“Las razones de la falta de pago son que no teníamos el visto bueno de la Autoridad Presupuestaria en algunos casos, y en otros, los datos estaban incompletos y hay centros educativos que no cooperan con dar la información”, dijo la directora Díaz.

Los sindicalistas del Magisterio manifiestan su desacuerdo con el nuevo sistema informático Integra 2 y la Asociación de Profesionales de Segunda Enseñanza (APSE) presentó ayer una denuncia ante la Defensoría de los Habitantes, para que investigue a las autoridades del MEP que ejecutaron la migración al nuevo sistema.