Por: Alberto Barrantes C. 14 abril, 2015

Un grupo de estudiantes y egresados del Liceo de Costa Rica presentó ayer una denuncia ante el Ministerio Público contra los exmiembros de la Junta Administrativa de esa institución.

Los denunciantes reclaman pérdida de instrumentos musicales, venta de chatarra sin autorización, abandono de la piscina del centro educativo e incumplimiento de los deberes del ahora expresidente de la Junta, Arturo Garnier y su equipo. “Se advirtió sobre el peligro del abandono a la piscina, que tenía algas y que el agua estaba verde, sin que ellos lo resolvieran”, dijo Luis Madrigal, vocero del grupo querellante.

La Nación intentó contactar a Garnier, pero al cierre de esta edición no había respondido ninguna de las llamadas hechas a su teléfono celular.

Entre los reclamos figuran que, durante la gestión de la anterior Junta Directiva, desapareció equipo de música y fue abierta una cuenta bancaria sin autorización del Ministerio de Educación Pública (MEP).