Esta mañana cerraron el ingreso al colegio tras muerte de menor el martes por aparente intoxicación con bebida alterada

 11 octubre, 2013

Unas 150 personas permanecen desde las 6 a. m. frente al Liceo El Roble en Santa Bárbara de Heredia, en protesta ante los problemas de drogas y violencia que, según dicen, se presenta en esa institución educativa. No permitieron el desarrollo de las lecciones y exigen la salida del director de apellido Quirós.

El detonante de esta acción fue la muerte de una estudiante de octavo año por aparente intoxicación con una bebida alterada que habrían consumido con unos amigos tras salir del colegio. La menor entró intoxicada al hospital San Vicente de Paúl, donde falleció. Otra compañera que también ingirió la bebida sobrevivió.

A las 6 a. m. se inició la protesta. El número de quejosos aumentó poco a poco y la escuela local se unió a la manifestación.
A las 6 a. m. se inició la protesta. El número de quejosos aumentó poco a poco y la escuela local se unió a la manifestación.

Silvia Villalobos, una de las organizadoras de la manifestación, indicó que "están cansados de la inoperancia del director y han enviado varias cartas, pero el docente les responde que la responsabilidad de el es hasta el portón".

En un comunicado de los organizadores exigen al Ministerio de Educación "la destitución inmediata del director, el cual ha sido relevado de sus funciones en otros Colegio por ser un inoperante".

Exigen también una respuesta del Ministerio de Seguridad "por incumplimiento de labores de los policías destacados en El Roble".

El Organismo de Investigación Judicial está a la espera de que se recupere la menor que sobrevivió para interrogarla y determinar el tipo de delito por el cual se seguiría la pista a los implicados. De igual manera esperan los resultados de la autopsia para decidir si se acusa por homicidio.

Estudiantes de la escuela Aniceto Esquivel Sáenz también se unieron a la solicitud de los padres de familia que piden la presencia del ministro Leonardo Garnier.

El paso no está interrumpido aunque los manifestantes ocupan la mitad de la vía frente al colegio.