Alrededor de 940.000 alumnos ingresaron a escuelas y colegios públicos este lunes. Curso lectivo se inició sin mayores contratiempos en todo el país.

Por: Ángela Ávalos 10 febrero, 2014
Kenler Barrantes, de primer grado, y su maestra, Nuria Fonseca, fueron los únicos en iniciar el curso en la escuela de Santa Marta de Hatillo, en Aguirre. Ahí hay 85 alumnos, pero los padres protestan contra la directora.
Kenler Barrantes, de primer grado, y su maestra, Nuria Fonseca, fueron los únicos en iniciar el curso en la escuela de Santa Marta de Hatillo, en Aguirre. Ahí hay 85 alumnos, pero los padres protestan contra la directora.

Los 160 alumnos de la escuela Omar Dengo, de Santa Ana de Belén de Carrillo, en Guanacaste, iniciaron hoy el curso con la promesa del Ministerio de Educación Pública (MEP) de reconstruir su deteriorado centro educativo, uno de los más afectados con el terremoto de Nicoya, de setiembre de 2012.

Este lunes, el director Walter Marchena recibió a sus alumnos entre techos a punto de caer y paredes flojas. Esto le sirvió de escenario para informar a alumnos, maestros y padres de familia que, a partir del 17 de febrero, se iniciarán las obras para reconstruir la escuelita.

Por ahora, el MEP le dará transporte gratuito a los alumnos para que vayan a recibir clases, temporalmente, a la escuela de Belén de Carrillo, ubicada a 7 km de la comunidad.

Este es uno de los centros educativos que abrió puertas este lunes, como parte del inicio del curso lectivo 2014. Se calcula que hoy ingresarán a clases alrededor de 940.000 estudiantes de centros públicos en todo el país.

Los padres de la escuela Las Esperanzas, en San Pedro de Pérez Zeledón, cerraron esta mañana la escuela.
Los padres de la escuela Las Esperanzas, en San Pedro de Pérez Zeledón, cerraron esta mañana la escuela.

El arranque del curso ha pasado sin mayores contratiempos, con excepción de algunas escuelitas en donde la comunidad está enfrentada con el director o algún maestro.

Este es el caso de la escuela Las Esperanzas, en la comunidad del mismo nombre en San Pedro de Pérez Zeledón. Ahí, los padres de familia cerraron la escuela esta mañana porque la renuncia de una maestra pues aseguran que maltrata verbalmente a los menores.

En la Escuela Santa Marta de Hatillo, en el cantón de Aguirre, solo ingresó uno de sus 85 estudiantes. Kenler Barrantes recibió solo su clase de primer grado con la maestra Nuria Fonseca.

Los padres protestan contra la directora, a quien culpan de no dejar jugar en la plaza a los niños. La directora Lucinda Hernández, quien cumplirá este año tres de dirigir en ese lugar, niega los cargos.

Información elaborada por los periodistas regionales Cinthya Bran, Wanda Araya, Alejandro Méndez y Diego Bosque, y por el corresponsal Édgar Chinchilla.