360 alumnos de seis liceos ya saben canciones y saludos en el idioma

Por: Daniela Cerdas E. 4 agosto, 2016
Li Yang Hong enseña en el Colegio Técnico de Purral a Ariel Crespi y Génesis Guzmán, entre otros.
Li Yang Hong enseña en el Colegio Técnico de Purral a Ariel Crespi y Génesis Guzmán, entre otros.

Con soltura y de memoria, los estudiantes del Colegio Técnico de Purral, en Goicoechea, cantan el himno de China.

Así comienza la clase de mandarín que reciben desde marzo, lo mismo que estudiantes de octavo, noveno o décimo de otros cinco centros educativos más. De cada liceo, participan 60 alumnos.

El programa ha generado tal entusiasmo que el Consejo Superior de Educación tomó el acuerdo de ampliarlo a cuatro colegios más que aún están por definir. Esos liceos se integrarán el próximo año.

Los jóvenes asisten a lecciones cinco veces a la semana durante 40 minutos.
Los jóvenes asisten a lecciones cinco veces a la semana durante 40 minutos.

De acuerdo con el MEP, el objetivo es capacitar a los jóvenes en otra lengua, lo que les abriría nuevas oportunidades.

“Vemos muy buen avance en los estudiantes a lo largo de estos meses. Los alumnos pueden reconocer caracteres chinos y frases. Hay mucha motivación”, afirmó Wendy Jiménez, coordinadora de Mandarín del Ministerio de Educación Pública (MEP).

Actualmente, añadió Jiménez, hay 360 alumnos que se benefician con el programa; con la ampliación a otros cuatro colegios se llegará a impactar a 600 estudiantes.

Los liceos incluidos en el plan “Hablemos en mandarín” están localizados en algunos de los llamados distritos de atención prioritaria.

Se trata del Liceo Pacífico Sur, en Puntarenas; Colegio Técnico Profesional (CTP) Uladislao Gámez, en Tirrases de Curridabat; Liceo Édgar Cervantes, en Hatillo; el CTP de Guácimo, en Limón, el Colegio de Bagaces, en Guanacaste, y el Técnico de Purral.

Conocimiento. Luego de cuatro meses de lecciones, los estudiantes han aprendido a saludar, agradecer y contar hasta 20 en mandarín. También han aprendido a distinguir en esa lengua a los miembros de la familia, las partes del cuerpo, canciones y realizar algunos trazos de caracteres chinos.

Para Génesis Guzmán, estudiante del CTP de Purral, lo más difícil es escribir.

“Hemos aprendido a contar, a presentarnos con otras personas; a dar bienvenidas y las partes del cuerpo. La pronunciación también se me ha dificultado, pero en los exámenes me ha ido bastante bien”, contó la estudiante.

Para Marjorie Durán, directora del centro educativo, la prueba de que los muchachos están a gusto es que no faltan a lecciones y cumplen con tareas, a pesar de que el curso no tiene evaluación.

Una de las docentes es Li Yan Hong, quien explicó que intenta utilizar diversidad de recursos para motivar a los alumnos y despertar su atención en la clase
Una de las docentes es Li Yan Hong, quien explicó que intenta utilizar diversidad de recursos para motivar a los alumnos y despertar su atención en la clase

“Para poder venir a estas lecciones ellos pierden las clases de otras materias, pero luego las recuperan. No hemos tenido problema con eso”, manifestó.

Los jóvenes asisten a lecciones cinco veces a la semana durante 40 minutos. Se espera que el programa dure dos años.

La selección de los beneficiarios se desarrolló bajo el criterio de anuencia del estudiante y su familia. También se consideró la habilidad lingüística del alumno, el compromiso, la responsabilidad y la voluntad de aprender una nueva lengua y disciplina para poder llevar estas clases junto con la carga académica.

Los liceos incluidos en el plan “Hablemos en mandarín” están localizados en algunos de los llamados distritos de atención prioritaria.
Los liceos incluidos en el plan “Hablemos en mandarín” están localizados en algunos de los llamados distritos de atención prioritaria.

Seis docentes chinos llegaron al país para participar en este proyecto financiado por China. La mayoría no sabe hablar español, por lo que la clase se desarrolla, casi en su totalidad, en mandarín, utilizando gestos, y algunas palabras en inglés.

Una de las docentes es Li Yan Hong, quien explicó que intenta utilizar diversidad de recursos para motivar a los alumnos y despertar su atención en la clase. “ Les pongo canciones, a veces los pongo a bailar. Además, les cuento sobre la cultura china, ellos preguntan mucho sobre eso”.

Etiquetado como: