80% de vacantes están en ministerios; el resto se distribuye en 33 instituciones

Por: Esteban Oviedo 2 abril, 2014

El próximo Gobierno podrá colocar al menos 700 personas de su confianza en puestos clave de las instituciones del Estado.

Se trata de ministros, viceministros, presidentes ejecutivos, miembros de juntas directivas, gerentes, directores, diplomáticos, asesores y personal de apoyo.

Así se desprende de un conteo de los puestos de confianza que ocupa la administración de Laura Chinchilla Miranda, en 18 ministerios y 33 instituciones.

Más del 80% de los cargos que quedarán disponibles pertenecen al Gobierno Central. Es decir, a los ministerios.

En casi todas esas entidades, la futura administración podrá nombrar un ministro, así como de uno a tres viceministros, un oficial mayor y 10 asesores o funcionarios de apoyo.

Sin embargo, en algunas de esas carteras, las direcciones también son dirigidas por personal de confianza.

Tal es el caso del Ministerio de Seguridad, donde el futuro jerarca está autorizado para designar a las personas que considere más idóneas en 34 jefaturas policiales.

En el Ministerio de Educación, el titular también puede nombrar a más de 20 directores de áreas y, en Hacienda, son 11 los puestos clave, entre esos, el próximo ministro deberá asignar plazas como el contador nacional y a los directores de Aduanas, Tributación y Policía de Control Fiscal.

Tipos de cargos. Por categorías, el futuro Gobierno tendrá que nombrar 43 jerarcas (entre ministros y presidentes ejecutivos), 38 viceministros y más de 400 puestos de confianza, entre asesores y personal de apoyo, como secretarias.

Además, el ganador de la segunda ronda está en la posibilidad de designar a 14 embajadores que no son de carrera, a unos 110 directores de áreas o gerentes en las instituciones, así como a más de 90 directivos.

Esta última cifra responde a los nombramientos que están por vencer en las juntas directivas de entidades públicas.

En la mayoría de ellas, la administración entrante se encargará de designar al presidente ejecutivo y a tres directivos. Así ocurre en el Instituto Nacional de Seguros (INS), el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) o el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA), entre otros.

Muchas de estas juntas directivas están integradas por siete personas. Los nombramientos restantes todavía no expiran.

Por otra parte, el futuro gobernante debe renovar cargos de directivos en los bancos del Estado: el Nacional (BN), el de Costa Rica (BCR), el Bancrédito y, el Banco Popular y de Desarrollo Comunal.

Procede pago. La institución con más personal de confianza es la Casa Presidencial, con 216 funcionarios. Ese es el círculo de trabajo más cercano al presidente.

Le siguen los ministerios de Seguridad, Educación y Relaciones Exteriores.

Olman Segura, ministro de Trabajo, dijo que el Estado está en la obligación de indemnizar a los asesores, personeros de apoyo, directores y gerentes que sean destituidos a partir del 7 de mayo.

A ellos se les debe pagar el auxilio de cesantía, vacaciones y aguinaldo. Solo en Casa Presidencial, se dispone de ¢700 millones para las liquidaciones.

No ocurre lo mismo con ministros, viceministros y miembros de directivas, explicó Segura.