Dirección Nacional planea abrir cupos en más guarderías en lo que resta del 2017 y 2018

Por: Sofía Chinchilla C. 5 septiembre
Las maestras del Cinai de Guararí aprovechan las noches cálidas para que los niños jueguen fuera de las aulas.
Las maestras del Cinai de Guararí aprovechan las noches cálidas para que los niños jueguen fuera de las aulas.

El servicio de cuido nocturno que inició como un proyecto piloto en el Cen-Cinái de Guararí, Heredia, ya se extendió a las siete provincias del país.

Ahora son 39 los establecimientos que abren por las noches para cuidar a los hijos de adolescentes y adultas jóvenes que asisten a lecciones en el colegio.

Según los registros de la Dirección Nacional de Cen-Cinái, del Ministerio de Salud, en el transcurso de un año se triplicó el número de centros que ofrecen ese servicio, pues en 2016 había apenas 12.

"Después de la experiencia de Guararí empezaron a ingresar más solicitudes para que diéramos el servicio en lugares con condiciones similares: comunidades con colegios nocturnos y madres con necesidad de cuido, de modo que coordinamos con los colegios para dar esta modalidad", explicó Lidia Conejo, directora nacional de Cen Cinái.

Dos de los centros que habilitaron el cuido nocturno en ese segundo grupo son los de San Rafael y El Cairo, en Siquirres, los cuales abrieron en agosto del 2016. En ese cantón ya operaba el establecimiento en Siquirres centro.

Los niños del Cen Cinái de Siquirres hicieron una celebración nocturna para celebrar el Día de la Cultura Afrodescendiente.
Los niños del Cen Cinái de Siquirres hicieron una celebración nocturna para celebrar el Día de la Cultura Afrodescendiente.

"En San Rafael y Siquirres centro son madres que están en colegios nocturnos, en El Cairo hemos trabajado no solo con estudiantes, sino también con mujeres que trabajan de noche en empacadoras de frutas y son jefas de hogar. Aquí hemos tenido que acostumbrarnos a las necesidades de la comunidad", manifestó Verónica Zúñiga, jefa de la oficina local de Cen Cinái de Siquirres.

Ahí, los niños –con edades desde un año y dos meses hasta trece años– permanecen en los centros desde las 5 p. m. hasta las 10:15 p. m., cuando una buseta los lleva a ellos y sus mamás de vuelta hasta la casa.

A las 5.30 p. m. los niños llegan en buseta al Centro Infantil de Atención Integral (Cinái) de Guararí, en Heredia.
A las 5.30 p. m. los niños llegan en buseta al Centro Infantil de Atención Integral (Cinái) de Guararí, en Heredia.

Durante la estadía, los pequeños hacen dos comidas: la cena a las 6 p. m. y una pequeña merienda a las 8 p. m. También realizan actividades relajantes y de estimulación y hacia el final de la jornada se cambian y se acuestan en colchonetas, mientras esperan a sus mamás, principalmente, explicó Zúñiga.

En total son 922 niños los que asisten de noche a los Cen-Cinái, hijos de 483 personas matriculadas en colegios nocturnos.

En los centros se sirven dos comidas: una cena a las 6 p. m. y una merienda a las 8 p. m.
En los centros se sirven dos comidas: una cena a las 6 p. m. y una merienda a las 8 p. m.

El servicio se da en comunidades como Pavón (Los Chiles, Alajuela), Tilarán (Guanacaste), Palmar Norte (Puntarenas), Llanos de Santa Lucía (Cartago), San Pablo (Heredia) y Jicaral (Puntarenas).

Conejo aseguró que la apertura de más jornadas nocturnas se hace con el presupuesto ordinario de la institución, el cual sale del Fondo de Desarrollo Social y Asignaciones Familiares (Fodesaf). El cuido de cada niño representa unos ¢108.000 mensuales, detalló Conejo.

De acuerdo con la directora, se espera que en lo que resta del año se abran unos cinco centros más. En el 2018 se habilitarían más, pero aún no se define cuáles.

Etiquetado como: