Estado de la Nación y Conape revelan resultados de estudio

Por: Irene Vizcaíno 24 mayo, 2016
Fundevi fue creado en 1988 para administrar los recursos generados por la venta de servicios universitarios . | ARCHIVO/LA NACIÓN
Fundevi fue creado en 1988 para administrar los recursos generados por la venta de servicios universitarios . | ARCHIVO/LA NACIÓN

La población menor de 24 años que logra realizar estudios universitarios en Costa Rica pasó de ser el 10% en 1990 al 21% en 2014.

Este es uno de los hallazgos de la investigación realizada por el Programa Estado de la Nación con apoyo de la Comisión Nacional de Préstamos para la Educación (Conape), en la búsqueda de datos que les permitan hacer perspectivas de empleo.

Pese a estos avances, señalan el documento, solo la mitad de los jóvenes que concluyeron el colegio en la última década, realizaron estudios universitarios.

"El desafío se concentra tanto en aumentar el acceso a la educación superior entre quienes la logran culminar como en que más personas completen la secundaria", agrega el estudio.

De acuerdo con el documento, divulgado la mañana de este martes, el porcentaje de personas de 15 años o más que había completado el colegio, requisito para ir a la universidad, pasó de 11,4% a 15,6% en el periodo estudiado.

Tales datos se obtuvieron al analizar los grupos de población de 15 a 24 años y de 24 a 34 años, con información proveniente de las encuestas de hogares que se realizaron desde 1987 a 2014.

"La mejor calificaión de personas jóvenes ha llevado a que quienes tienen edades entre 25 y 34 años alcancen un nivel de formación superior a las personas con edades de entre 55 y 64 años.

"En Costa Rica, en el año 2014, la diferencia entre la proporción de jóvenes (25 a 34) con años de educación superior y la de adultos de 55 a 64 años, con el mismo nivel educativo es de 4 puntos porcentuales tanto para hombres como para mujeres", concluye la investigación.

Pese a los avances, por proporción de personas con título universitario es relativamente menor a Chile a y los demás países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), a la que el país aspira a ingresar.

Otro hecho que destaca es que la inversión en educación pasó de representar el 27% de la inversión social en 1990 a 34% en 2014.