Para 2014, 47.000 jóvenes asistían a clases bajo estaba modalidad

Por: Irene Vizcaíno 29 abril, 2016

Los colegios nocturnos opera en el país con importantes desventajas en el uso de infraestructura y con muchas debilidades para cumplir con el calendario escolar y mantener a los jóvenes en el sistema educativo.

Estos son algunos de los hallazgos que hizo la Contraloría General de la República como parte de una auditoría realizada por el Área de Servicios Económicos, en el periodo entre el 1.° de enero de 2014 y el 31 de diciembre de 2015.

Los resultados del informe DFOE-EC-IF-09-2016 fueron dados a conocer la mañana de este viernes.

Según el ente contralor, su objetivo era "determinar la eficacia y eficiencia" en el servicio educativo de los 56 centros nocturnos existentes para el 2014 y con una matrícula de 47.000 muchachos, cifra que representó el 14% de los colegiales.

Este sistema está dirigido principalmente a adultos. Entre las características de esta población estudiantil, según encuestas realizadas por la CGR, está que el 71% es mayor de 18 años y el 25% mayor de 26.

Además el 90% (con base en las encuestas realizadas a esudiantes) está en condición de pobreza o pobreza extrema. Además, El 56% de estudiantes dijo no trabajar ni percibir ingresos y el 68% dijo residir en hogar con ingresos menores a ¢310.000 mensuales.

El MEP indicó que en Matemáticas y Química las calificaciones promedio de los colegios académicos nocturnos no llegan ni a 60 desde hace cinco años. | ALONSO TENORIO
El MEP indicó que en Matemáticas y Química las calificaciones promedio de los colegios académicos nocturnos no llegan ni a 60 desde hace cinco años. | ALONSO TENORIO

El primero de los señalamientos que hizo la Contraloría es que la infraestructura de estos liceos es "insuficiente" para las necesidades de la población que asiste. Además, detectó que los estudiantes que acuden por las noches no tienen acceso a laboratorios de cómputo, bibliotecas, comedores y, en algunos casos, a servicios sanitarios.

Consultas realizadas a los directores de estos centros señalan que algunos de los funcionarios y estudiantes del horario nocturno han tenido dificultades para acceder incluso a las aulas, las cuales son compartidos con otro liceo que opera durante el día. La situación se da pese a que el mismo MEP en una directriz del 2014 dice que "el sistema de educación de personas jóvenes y adultos tiene el derecho a utilizar durante su respectivo turno, esto es en su horario, la totalidad de las instalaciones físicas, inclusive: talleres, laboratorios, bibliotecas y otras instalaciones que sean necesarias".

En el caso especifico de acceso a los servicios sanitario, la Contraloría verificó con giras que en algunos colegios los servicios sanitarios quedan cerrados con candado, aparte de que no hay servicio de aseso ni suministro de jabón o papel higiénico.

Asimismo, dice el informe, hay debilidades para cumplir con lo establecido en el calendario, sin que haya una debida supervisión.Señaló además descontrol en los temas de puntualidad y asistencia.

Directores y estudiantes consultados por la Contraloría reconocieron problemas de incumplimiento de los 200 días lectivos así como ausencia de profesores, lo que impide completar los programas en las clases. "En línea con lo anterior, un 38,8% (808) de los estudiantes consultados señalaron entre otras razones por las cuales han abandonado o suspendido los estudios, su bajo rendimiento y la falta de apoyo académico. Sobre este particular, tal como se señaló, el MEP cuenta con un programa de acompañamiento y fortalecimiento académico para impartir lecciones adicionales; no obstante, dicho programa se limita a la asignatura de matemáticas y se brinda únicamente para los estudiantes del tercer ciclo (séptimo, octavo y noveno años)", añade el documento.

Esas son algunas de las razones, por las cuales, en la medición de la eficacia, consideran que obtiene un puntaje de 60,9 de 100.

Mediante un comunicado enviado en horas de la tarde del jueves, las autoridades del MEP aseguraron que acatarán recomendaciones y disposiciones de la Contraloría.No obstante, destacaron que en el 2016 se realizaron esfuerzos por integrar a los nocturnos a los programas de equidad que llevan ayudas como comedor y transporte, también sea amplió a estos centros programas como Yo me apunto contra el abandono estudiantil.

El Ministerio también se comprometió a mejorar la vigilancia en los alrededores de estos centros en coordinación con la cartera de Seguridad Pública y las policías municipales.

Las dificultades en los liceos nocturnos, sin embargo, no son nuevas. Datos del propio ministerio señalan que hay un abandono estudiantil del 25% anual. Además, el desempeño en bachillerato tenía un promedio de 66 para 2013.

Esta nota fue modificada a las 6:39 p. m.