Ministra de Educación solicitó revocar aprobación para revisar los contenidos, que según ella tienen problemas de forma y fondo

Por: Manuel Herrera 22 mayo, 2014

Los nuevos programas de Estudios Sociales para secundaria ya no se ejecutarán en el curso lectivo del 2015, luego de que el Consejo Superior de Educación (CSE) los derogara.

El Consejo aprobó los nuevos contenidos el 28 de abril y ratificó su decisión el 5 de mayo; sin embargo, en su sesión del lunes pasado, echó marcha atrás y los invalidó.

La decisión se tomó en respuesta a la solicitud de la jerarca de Educación, Sonia Marta Mora, quien días antes de asumir el Ministerio expresó su disconformidad con algunos de los contenidos.

Mora pidió al CSE el 12 de mayo revocar el consentimiento a los nuevos programas, propuestos durante la administración de Leonardo Garnier, al asegurar que tenían problemas de forma y fondo.

"Es otro problema heredado. Antes de que Leonardo Garnier abandonara el Ministerio de Educación explícitamente le pedí que estos programas no fueran aprobados por el CSE porque yo tenía interés en revisarlos", dijo la ministra días atrás.

Con la decisión del Consejo, los nuevos programas se someterán a revisión por parte de profesores de Estudios Sociales y de expertos de facultades de Historia y Educación.

Gilberto Cascante, presidente de la Asociación Nacional de Educadores (ANDE), aplaudió la decisión del CSE y dijo que en reiteradas ocasiones se mostraron en contra de los nuevos contenidos.

El plan busca que el estudiante memorice menos y sea más crítico. | ARCHIVO
El plan busca que el estudiante memorice menos y sea más crítico. | ARCHIVO

"ANDE había abogado para que se derogaran esos programas. Muchos de los conceptos que contenían no estaban establecidos en tiempo y espacio. Por ejemplo, un concepto de lo que sucedió en los años 40 requiere de un antecedente histórico y geográfico que ubique al estudiante", señaló el representante gremial.

Los profesores de Estudios Sociales también se habían mostrado en contra de los nuevos programas al considerarlos descontextualizados, incompletos, distorsionados de la realidad y con fallas serias en la metodología.

"Este programa omite el 90% de los contenidos de Geografía, y los de Historia se basan en hechos puntuales y aislados", manifestó Hugo Marín, profesor de Estudios Sociales y miembro de la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE).

La propuesta del MEP tenía cinco ejes, uno por nivel. En cada uno se veía Historia, Geografía, Cultura y la relación de Costa Rica con el mundo.

Por ejemplo, para sétimo año el programa establecía el tema de Economía y los distintos momentos históricos económicos. Para octavo se estudiaría la construcción de la identidad del tico y los movimientos de construcción de identidad en el orbe.

En noveno, se proponía la parte ambiental y la búsqueda de Costa Rica "verde". Décimo año se concentraba en transformaciones sociales, políticas y culturales de Costa Rica y el mundo, mientras que el de undécimo establecía la construcción de la democracia, el desarrollo y la política.

Leonardo Garnier había justificado los nuevos contenidos al caracterizarlos como menos rígidos y más dinámicos.

"No cercenamos la Historia o la Geografía. Un plan no es un esquema rígido y lineal. No se pierde la capacidad crítica del alumno, más bien queremos ponerlo a pensar más", consideró el ministro a inicios de este año.