Concentración, capacidad de análisis y razonamiento son algunas de las principales claves para enfrentar la prueba con éxito

Por: Patricia Recio 3 septiembre, 2015

Concentración y mucho análisis. Esas son las principales recomendaciones para hacer frente a la prueba de admisión de las universidades de Costa Rica y Nacional que aplicarán los estudiantes entre el 5, 19 y 26 de setiembre en todo el país.

Oficinas de registro de ambas universidades aseguran que 45.650 estudiantes aspiran ingresar a la Universidad de Costa Rica y 29.697 a la Universidad Nacional. Muchos de ellos aplicarán al mismo tiempo por ambas casas de estudio.

La receta del éxito es tan variada como los objetivos de cada uno. Los consejos de quienes se dedican a preparar a los estudiantes, o quienes ya pasaron por ahí, van desde visualizar la carrera añorada y plantearse una meta de puntaje para alcanzarla, hasta googlear palabras o términos que desconozca para comprender mejor los enunciados a la hora de entrenarse para el examen. Incluso usar la intuición antes que el "tin marín".

La primera parte de la prueba es la de razonamiento verbal, que se divide en dos secciones: comprensión de lectura y completar oraciones.

La segunda parte es la de razonamiento matemático en donde se incluyen ejercicios de unidades de medida, geometría, análisis de datos, sucesiones, números fraccionarios, números con expansión decimal, conjunto de números naturales y conjunto de números enteros.

La prueba se gana con aptitud más que conocimiento, pues no consiste en dominar alguna rama de estudios sino en capacidad de análisis, tanto para resolver preguntas de lógica como de matemáticas.
Esta capacidad también se logra con la práctica, lo cual ayuda a los estudiantes a construir razonamientos casi en forma automática, explicó Reinaldo Jiménez, profesor en la academia de matemática AMP, que desde hace varios años ofrece cursos de preparación para los estudiantes que realizarán la prueba.

"Una manera de adquirir conocimiento es realizar mucha lectura e ir señalando y luego buscando las palabras que no se conocen. Para los ejercicios de matemática la clave es resolver muchos problemas y procurar resolverlos mentalmente porque eso da rapidez", comentó Jiménez.

Otros consejos extra: Comer liviano la noche antes, acostarse temprano, motivarse y realizar ejercicios de relajación y estiramiento cuando se está frente a la prueba.

Para Jiménez, los resultados exitosos en la mayoría de casos están asociados con la motivación y cuán enfocados están los jóvenes en lo que desean. Incluso, según su propia experiencia, recuerda casos de estudiantes que han logrado los mejores promedios de admisión y que se empezaron a preparar desde noveno año.

Karla Peña, estudiante que logró el puntaje perfecto en el proceso de admisión del año pasado, compartió que se "puso las pilas" desde décimo, cuando supo que la mitad de la nota de admisión iba a estar conformada por la nota de presentación, es decir su promedio ponderado durante décimo y los dos primeros trimestres de undécimo.

Para ella, además, la principal herramienta fueron los ejercicios de práctica. Según su experiencia, recomienda a los jóvenes dejar los nervios de lado y empezar por las preguntas que les resulten más fáciles.

A la hora de rellenar la hoja de respuestas, aconseja ir rellenando las preguntas que va contestando o bien responder todas las preguntas en las cuales está seguro, llenar la hoja de respuestas y luego devolverse a las que dejó pendientes.

Además, subrayar las palabras claves e identificar exactamente lo que se pide en el ejercicio, pues muchas veces la mitad de la respuesta está en la misma instrucción.

El tiempo promedio que debe procurar tardar en cada ítem es de alrededor de dos minutos, sugiere Karla. Eso sí, no pierda tiempo si una pregunta le parece demasiado difícil, déjela de lado y continúe pues puede que ese tiempo pérdido le impida responder otras consultas más fáciles.

Tome en cuenta:

.Para la prueba no se permite el uso de la calculadora.

.Los postulantes tienen tres horas para realizar la prueba. Este período incluye la tarea de rellenar los circulos en la hoja para respuestas. Se les avisará 30 minutos antes de que finalice el tiempo de la prueba.

.Debe marcar un solo circulo de la hoja de respuestas para cada pregunta.

.Solo se le calificará lo que los estudiantes contesten en la hoja para respuestas.

.Antes de retirarse del aula es indispensable que retire el comprobante de la prueba realizada.

.Debe presentar su cédula o tarjeta de identificación de menores en buen estado.

Profesionales aseguran que si los jóvenes visualizan sus metas y se enfocan en lo qué quieren obtendrán mejores resultados en la prueba.
Profesionales aseguran que si los jóvenes visualizan sus metas y se enfocan en lo qué quieren obtendrán mejores resultados en la prueba.
Los estudiantes de zonas rurales reciben capacitación para identificar oportunidades que anteriormente estaban muy limitadas a su entorno.

Plan piloto de habilidades y admisión diferida

Con el fin de equiparar las oportunidades de los estudiantes de zonas rurales o con condiciones socioeconómicas vulnerables, la Universidad de Costa Rica emprendió dos iniciativas desde distintas áreas.

La primera de ellas consiste en un proyecto que integra el desarrollo de capacidades cognitivas, la motivación, desarrollo social y de habilidades para la vida.

La Universidad también creó desde el año pasado un programa de admisión diferida para estudiantes que provienen de colegios donde la cantidad de admitidos es de menos del 12%.

El plan piloto para desarrollar habilidades cognitivas se lleva a cabo desde hace dos años en 10 colegios de Sarapiquí y la península de Nicoya. Incluye talleres en donde se refuerzan el manejo de lenguaje y razonamiento cuantitativo.

Según la vicerrectora de Vida Estudiantil de esa casa de enseñanza, Ruth de la Asunción Romero, el plan va más allá de ofrecer a los estudiantes prácticas o acompañarlos en el proceso previo al examen de admisión.

Así, los estudiantes pueden visualizar otras posibilidades que anteriormente estaban muy limitadas a su entorno.

Los jóvenes también realizan visitas a la Universidad en donde se les brinda orientación vocacional e información sobre programas de becas.

Bernal Herrera, vicerrector de Docencia, explicó que para este sistema se creó una bolsa de cupos reservados para esta población y además un procedimiento mediante el cual estos estudiantes pasan a un segundo proceso de admisión en el que se reparten los cupos bajando las notas de admisión en todas las carreras y que así puedan optar por una de ellas. Es decir, se modifica el corte dado en un inicio para estos aspirantes.

Herrera explicó que este programa se utilizó por primera vez para la población que entró en el 2015.

En esa ocasión se crearon 400 cupos, pero menos de la mitad lograron un espacio, debido a que algunos no consolidaron la matrícula y en otros casos aún con la rebaja en el corte, no lograron ingresar ciertas carreras.

Para el 2016, la meta es ampliar el número de cupos, además se está analizando la posibilidad de aumentar el rango para incluir colegios cuyo porcentaje de estudiantes elegibles es inferior al 13% o 14%.

Herrera considera que este es el cambio más significativo que se ha dado en el proceso de admisión en los últimos 20 años.