Educación dará a conocer lista de otros centros excluidos en setiembre

Por: Daniela Cerdas E. 20 agosto
A Lilliam Valleja, directora del Liceo del Pacto de Jocote (Alajuela) ya le informaron que las obras para ese colegio fueron excluidas del fideicomiso educativo y pasadas a la Dirección de Infraestructura del Ministerio de Educación. Para ellos, son urgentes los trabajos. | JOHN DURÁN
A Lilliam Valleja, directora del Liceo del Pacto de Jocote (Alajuela) ya le informaron que las obras para ese colegio fueron excluidas del fideicomiso educativo y pasadas a la Dirección de Infraestructura del Ministerio de Educación. Para ellos, son urgentes los trabajos. | JOHN DURÁN

La esperanza de acabar con el hacinamiento, inundaciones, malos olores o de tener un recinto propio, se esfumó para muchos estudiantes y funcionarios, cuyos centros fueron excluidos del fideicomiso para la enseñanza.

Los $167,5 millones (¢96.000 millones al tipo de cambio actual) del fondo, con el cual el Ministerio de Educación Pública (MEP) prometió levantar 103 instalaciones, no alcanzó.

Es por eso que el MEP informó a algunos directores de que ya no forman parte del fideicomiso. Las obras pasarán a la lista de proyectos de la Dirección de Infraestructura (DIEE) del MEP.

Entre las instituciones excluidas están el Liceo Pacto del Jocote, en Alajuela, el Colegio Técnico Profesional (CTP) de La Carpio, el Liceo de Siquirres y el Colegio Técnico Profesional de Belén, en Heredia. Sin embargo, la lista total de los proyectos que serán pasados a la DIEE no está completa.

Según el Ministerio, el dinero no alcanzó para hacer todos los centros debido a que las estimaciones consideradas en el proyecto de ley del fideicomiso, aprobado en 2013, eran “referenciales” sin que existiera un estudio técnico que justificara el monto de cada iniciativa.

Marco Fallas, viceministro Administrativo del MEP, dijo que la lista “referencial” de obras por ejecutar, la cual se complementó con un cuadro de costos estimado, fue elaborada en el 2010 por la DIEE.

“Con el estado de situación del análisis de costos de obras actualizado, elaborado a partir de datos reales, resultado de la adjudicación de licitaciones públicas adicionales, se podrá definir el grupo de proyectos que no se podrán ejecutar con el presupuesto del programa, debido a que la totalidad de los recursos ya fue comprometida.

”La lista total de los centros educativos que van a ser trasladados a la DIEE para su debida atención, se prevé que estará disponible durante el mes de setiembre del 2017”, explicó el viceministro Fallas.

Para completar los 103 proyectos, que incluyen 80 centros de enseñanza y 23 canchas techadas, el MEP necesita $50 millones adicionales (unos ¢28.900 millones).

El fideicomiso vence en el 2018 y el MEP gestiona en el Congreso una ampliación del plazo, debido a que en la práctica, el dinero se comenzó ejecutar en junio del 2015.

Culpa. El Ministerio atribuyó el atraso a que el Banco Nacional (administrador del fideicomiso) tardó dos años en conformar la unidad ejecutora y, sin ese órgano, no podían comenzar.

A Lilliam Valleja, directora del Liceo Pacto del Jocote, la llamaron en las pasadas vacaciones de 15 días para informarle que los habían sacado del fideicomiso porque “era mas factible” que la DIEE atendiera el proyecto.

Este colegio fue inaugurado en el 2006 sin planta física y así se mantiene 10 años después. Actualmente, tiene 350 alumnos, funciona en un salón comunal, propiedad de la Municipalidad de Alajuela.

Allí se construyeron aulas improvisadas para combatir el hacinamiento, pero la instalación eléctrica se calienta y quema hasta los microondas. Tiene orden sanitaria del Ministerio de Salud.

El piso de este centro es de cemento, las paredes de madera y muchas están a punto de caerse. Ninguna de la 14 aulas tiene cielorraso y los funcionarios comen en una bodega.

El presupuesto del fideicomiso para este colegio era de $2,1 millones.

En el caso del Liceo de Siquirres, a ellos los convocaron el 20 de junio en el MEP. Según Adriana Víquez, directora del centro, el jefe del fideicomiso, Eduardo Pineda, les informó de que la obra pasaría a la DIEE porque no alcanzaba el dinero.

Los 216 alumnos de este centro educativo reciben lecciones en las oficinas de la Standard Fruit Company.

En el CTP de Belén los 225 alumnos reciben clases en una iglesia cristiana y alquilan unas aulas de un centro de instrucción privado. El fideicomiso fue aprobado hace cuatro años, pero, en el 2017, en este liceo están igual que al principio; ni siquiera tienen un terreno. A ellos les asignaron $6,7 millones.

El CTP de La Carpio abrió sus puertas en el 2016, en 10 locales alquilados en el centro comercial Plaza Uruka (La Uruca) que albergaron a 93 estudiantes. Ellos tenían $6,7 millones para construir su infraestructura.

Una funcionaria del centro comentó que ellos fueron sacados del fideicomiso, pero que solo el director, Nelson Navarro, podía dar la información de la reunión, a la que asistieron la semana pasada, en la que se les comunicó que pasarían a la DIEE.