A educadores les es imposible enseñar con videos o llenar registro estudiantil

Por: Alberto Barrantes C. 2 agosto, 2014
Benedicto Chávez, Daniela Soto y Aleida Rodríguez son estudiantes de la Escuela La Lía, en Curridabat. Pese a que tienen computadoras, su conexión a Internet es mala. | CARLOS BORBÓN
Benedicto Chávez, Daniela Soto y Aleida Rodríguez son estudiantes de la Escuela La Lía, en Curridabat. Pese a que tienen computadoras, su conexión a Internet es mala. | CARLOS BORBÓN

La conexión a Internet en escuelas y colegios navega a velocidad de tortuga y limita a estudiantes y profesores a potenciar el uso de nuevas tecnologías en el aula.

Grupos de 30 estudiantes sufren la lentitud que implica conectar las 30 computadoras de un laboratorio a una velocidad de dos megas por segundo o menos.

Los videos no cargan rápido, los estudiantes no pueden producir contenidos en línea y la desmotivación embarga a docentes para enseñar con Internet y llenar registros digitales de sus estudiantes.

Pese a que el Ministerio de Educación Pública (MEP) tiene a 92% (4.344) de centros educativos con al menos una conexión a Internet, la velocidad en el 55% de ellos (2.400) es inferior 2 megas por segundo.

El 45% restante tiene conexiones de 4 a 6 megas, que tampoco satisfacen de forma óptima las necesidades en las aulas, todos los días.

“Se hizo un esfuerzo en cantidad, porque había que empezar con algo. Lo que sí hemos visto es que los datacard no fueron lo mejor del mundo, porque en algunos casos no llegan ni a un mega por segundo”, aseguró Alberto Orozco, director de Informática del MEP.

Las escuelas y colegios rurales son los más afectados por la mala conexión a Internet. De 3,757 conexiones en zonas rurales, 2.329 (61%) tienen una conexión a Internet cuya velocidad es inferior a dos megas por segundo.

Para el director del Liceo Mauro Fernández, Carlos Artavia, la conectividad es una utopía, que marca una brecha digital entre la educación y uso de tecnología entre colegios públicos y privados.

“La conectividad es un sueño. Falla todos los días. Además, no todos los estudiantes tienen acceso a Internet en su casa Desde ahí se empiezan a marcar diferencias y se mantiene la brecha entre lo público y lo privado”, dijo Artavia.

‘Una tristeza’. La Escuela La Lía, en Curridabat, forma parte del Proyecto Una computadora por niño . Sin embargo, la débil conexión a Internet ha frenado el uso óptimo de esta herramienta.

“¿Internet? Ay no, eso es una tristeza, no ve que aquí no sirve. Tenemos computadoras, pero lo más importante es que Internet no sirve”, comentó Carlos Armando Gómez, estudiante de segundo grado.

La escasa velocidad que tienen los centros educativos también afecta el registro digital que operan directores y docentes , conocido como Programa de Informatización para el Alto Desempeño ( PIAD).

“Internet se cae a cada rato, se pegan las páginas y se atrasa la entrega de información del PIAD. Se nos quemó la computadora de la dirección y hubo que seguir todo un protocolo que, duró semanas, para autorizar la compra del nuevo equipo”, dijo Ana Sáenz, directora de la Escuela San Miguel, de Santo Domingo de Heredia.

El hecho de que el país no escale en ancho de banda, frena la capacidad de que el estudiante pueda ver y producir información para subir a la nube, Internet.

“El país lo que tiene es un popurrí de malas conexiones que limitan creatividad y uso efectivo de las nuevas tecnologías. Más allá de un costo económico, la transición implica una gran negociación política y ese es el reto para este Gobierno. Nuestra propuesta es hacer una transición a fibra óptica, que permita aumentar la velocidad”, afirmó Leda Muñoz, directora de la Fundación Omar Dengo.

Cambiar. Según el MEP, agilizar la navegación de Internet en escuelas y colegios mediante fibra óptica, representa un costo elevado, que oscila entre ¢50 millones y ¢100 millones, por centro educativo.

“Estamos trabajando para mejorar la conexión en comunidades y en zonas rurales. El problema es que hay un tema presupuestario de por medio”, dijo Alberto Orozco, director Informático del MEP.

El Fondo Nacional de Telecomunicaciones (Fonatel), mantiene su posición en dar continuidad al Programa Comunidades conectadas , cuyo fin es llevar servicios zonas vulnerables, rurales, costeras y fronterizas. No obstante, a la fecha, no hay un proyecto país que uniforme la velocidad de la navegación en escuelas y colegios.