Por: Alberto Barrantes C. 13 agosto, 2014

En la Universidad de Iberoamérica (Unibe), en Tibás, los estudiantes resienten el aumento de 13% que aplica esa casa de estudios en el cobro de cada una de las materias para el último cuatrimestre del 2014.

El Departamento de Contabilidad de esa institución confirmó el porcentaje del alza. No obstante, al cierre de esta edición, la directora ejecutiva de Unibe, Krissia Leiva, no había respondido a las llamadas de este medio.

“No estamos haciendo ningún movimiento de protesta contra el aumento, pero sí nos afecta que los precios vayan para arriba y el Conesup no aplique los controles suficientes. El problema de las alzas no es de una universidad en particular, sino de toda la educación superior privada en el país”, dijo Diana Espinoza, de la Asociación de Estudiantes de Farmacia.

Para este cuatrimestre, algunos estudiantes han dicho que deberán matricular menos cursos, pues les resulta imposible costear el bloque completo de materias.

“Uno prefiere no hablar mucho, porque los que han creado perfiles en Facebook y han criticado el aumento, han recibido amenazas de sanción por parte de la Universidad. Pasamos de pagar ¢270.000 por una materia a ¢310.000 o más, según la carrera que se estudie”, precisó un estudiante que solicitó la reserva de su identidad.

Según Mario Sanabria, director del Consejo Nacional de Enseñanza Superior Universitaria Privada (Conesup), aún no se le ha aprobado a la Unibe el incremento para el tercer cuatrimestre de este año.

“El aumento que ellos solicitaron todavía está en estudio. Habría que analizar, caso por caso, los aumentos. Pero invito a los estudiantes a que sigan el debido proceso con las autoridades de la universidad y, si no les responden, que planteen la denuncia en las oficinas del Conesup”, manifestó Sanabria.

En lo que va del año, el Conesup ha realizado 138 inspecciones a universidades privadas para revisar la forma en que brindan el servicio.

El Tercer Informe del Estado de la Educación señala que el Conesup “establece las condiciones mínimas para la operación de las universidades, pero no asegura un marco de excelencia”. Eso dice el documento, elaborado por el Programa Estado de la Nación, en el 2013.