Por: Andrea González Mesén 10 septiembre, 2014

El propietario de una finca ubicada en Copalchí de Cartago pretende dividir en lotes el terreno pese a una medida cautelar dictada por el Tribunal Ambiental Administrativo (TAA).

La orden del Tribunal prohíbe a Eduardo Alfaro, dueño de la propiedad, realizar cualquier proceso constructivo hasta tanto no se compruebe el eventual perjuicio sobre la zona de recarga acuífera y los acueductos que de ella dependen.

Este pronunciamiento les exige a las municipalidades de El Guarco y Desamparados (que son colindantes) no emitir permisos de construcción en la zona.

El propietario estima que podría dividir la finca en un máximo de 50 lotes de unos 150 metros cuadrados cada uno, según su abogado. | RAFAEL PACHECO
El propietario estima que podría dividir la finca en un máximo de 50 lotes de unos 150 metros cuadrados cada uno, según su abogado. | RAFAEL PACHECO

A pesar de la medida, el vicealcalde de Desamparados, José Porras, aseguró que el pasado viernes fue necesario ponerle sellos a la entrada de la finca porque se estaban realizando movimientos de tierra y se levantaba lo que parecía ser una tapia.

Asimismo, dijo Porras, el domingo los inspectores del ayuntamiento encontraron personas haciendo mediciones topográficas para una posible segmentación.

Rodrigo Araya, representante legal de Alfaro, confirmó que la intención de su cliente es vender lotes pues, según dijo, la finca no está en zona protegida ni la construcción afectaría mantos acuíferos.

Araya aseguró además que fueron notificados de la medida cautelar hasta el domingo.

La intervención del TAA se dio por denuncias de vecinos, según las cuales Alfaro pretende vender lotes a vecinos del precario Triángulo de Solidaridad, en Goicoechea.

“Se han dicho cosas, como que el señor Alfaro está estafando a los nicaragüenses (del precario). Él tiene planos de los lotes, se les han explicado las condiciones y ellos aceptaron. Lo que hay detrás es una absoluta xenofobia”, dijo Araya.

Etiquetado como: