Por: Jessica Rojas Ch. 22 diciembre, 2013

¿Alcanzan cinco veterinarios privados para los 5.000 caballistas previstos para el Tope Nacional?

Por supuesto que no, pero nosotros otorgamos el permiso con base en la solicitud de la Comisión de Tope, que es para 2.500 personas.

La Comisión dice esperar otros 2.000 caballistas que van por su cuenta y que no pagan. ¿Alcanza el recurso humano para ellos también?

Es cierto, no todo el mundo que llega paga, pero hay un decreto que les permite andar por la avenida en el Día del Caballista. El permiso se basa en la gente que paga y no hay datos oficiales de que sean más.

¿Qué resultados han obtenido en años anteriores?

Cuesta mucho valorarlo, pero sí puedo contarle que hemos decomisado implementos, espuelas y artículos para castigar a los caballos. Nosotros tampoco hemos permitido que caballos en malas condiciones participen.

¿Cuáles son las consecuencias del maltrato de los caballos?

Se puede decomisar el animal con la Fuerza Pública y se entrega después del tope.

Es decir, ¿vuelve a manos de quien lo agredió?

Nadie tiene refugios para guardarlos, ni la Fuerza Pública ni nosotros. Se supone que son animales con dueños, pero a la gente se le olvida en el momento al tomar licor.

¿Y en cuanto a sanciones posibles?

Tenemos un reglamento con un Tribunal Sancionatorio del Senasa en el que las multas por maltrato pueden ir de 1 a 50 salarios base.

¿Esto se aplica?

Antes no había legislación; lo importante es que ahora sí hay un tribunal y leyes para sancionar el maltrato animal.

Pero, ¿cuántas sanciones han aplicado por topes?

Casi estoy seguro de que no han habido. Tal vez no me haya dado cuenta, pero no recuerdo ningún caso.