Dos legisladores que investigan el cemento chino plantean posibles dudas sobre imparcialidad de los magistrados que juzgarían al juez penal

Por: Aarón Sequeira, Natasha Cambronero, Rebeca Madrigal 18 octubre
Patricia Mora, del Frente Amplio, y Ronny Monge, del PLN, dirigen la Comisión Investigadora de los Créditos Bancarios.
Patricia Mora, del Frente Amplio, y Ronny Monge, del PLN, dirigen la Comisión Investigadora de los Créditos Bancarios.

Diputados de diversas fracciones legislativas reaccionaron con asombro y lanzaron durísimas críticas contra la acción del magistrado penal Celso Gamboa, quien recusó a 11 magistrados para evitar que, este miércoles, la Corte Plena conociera una propuesta para separarlo por tres meses de su cargo.

A criterio de los legisladores, el juez penal golpea, pisotea y debilita el sistema de justicia costarricense, al dudar de que prácticamente la mitad de los miembros de la Corte Suprema de Justicia tengan la capacidad de investigarlo a él y sus nexos con el empresario importador de cemento chino, Juan Carlos Bolaños.

Entre los parlamentarios críticos de la estrategia de Gamboa, Nidia Jiménez, legisladora del Partido Acción Ciudadana (PAC), alegó que se trata de una argucia para ganar tiempo.

"Yo pienso que, si uno está libre, no tiene que recurrir a este tipo de estrategias y asume con la frente en alto lo que sea, pero si uno tiene problemas, recurre a ese tipo de estrategias; es lo que hace una persona cuando se vale de las leyes del país", comentó la congresista.

Patricia Mora, del Frente Amplio, y Sandra Piszk, del PLN, lamentaron las acciones del juez penal y apuntaron que esa recusación debilita a la Corte.

La verdiblanca, incluso, sugirió que tal vez Gamboa quiere retrasar la suspensión para acudir ante la Comisión Investigadora, el próximo martes, como magistrado y no como funcionario separado del cargo.

"Me parece muy lamentable. Yo hubiera esperado una actitud distinta del magistrado Gamboa, especialmente dado que ya el presidente (Carlos Chinchilla) le había pedido que se separara, posiblemente era lo que ellos iban a resolver. Me parece que usó una vía legal, a la cual tiene derecho, pero que deja mucho que desear; eso de alguna manera entorpece la investigación", indicó la diputada Piszk.

Según Mora, el magistrado traspasa "las barreras de lo aceptable" y recurre a "prácticas mafiosas".

"No sé a dónde nos quiere llevar el magistrado de la Sala Tercera, a dónde quiere empujar a este país; no sé si sea consciente del daño que le hace a este país. No importa que los 57 diputados y diputadas paremos en la cárcel, pero esto ya es tocar a un juez, es lo brutal en un sistema democrático. Hemos tenido un Poder Judicial incorruptible, eso es lo que el señor Gamboa está pisoteando", comentó la frenteamplista.

Monge: 'me genera dudas de la imparcialidad de los magistrados'

William Alvarado, jefe de fracción de la Unidad Social Cristiana, y Ronny Monge, liberacionista que preside la Comisión Investigadora de los Créditos Bancarios, se centraron en analizar cuáles fueron las razones que llevaron a Gamboa para recusar a sus compañeros de la Corte.

"Me parece que, finalmente, el Poder Judicial va a iniciar una investigacíon contra él y es un derecho que él tiene. Yo no lo hubiera hecho. A mí lo que me genera esto es dudas sobre la imparcialidad de los magistrados, porque si él recusa, es porque cree que hay diferencias personales que privarían sobre lo meramente legal", dijo el verdiblanco.

Según el parlamentario, por encima de las diferencias en la Corte, deberían ponerse por encima los criterios legales.

"Es como si los compañeros diputados (investigados por la Comisión) nos recusaran a algunos, antes de que los entrevistemos, con eso pondrían en duda nuestra objetividad, pero desconozco los motivos de la recusación", manifestó Monge.

En el caso de Alvarado, agregó que no es lo adecuado que Gamboa haya recusado a sus compañeros, pero cree que, al haberlo hecho, se generan suposiciones de que si el caso del magistrado no es el único que genere problemas dentro de ese poder, sino también de otros magistrados.

"Yo pensaría que él usa todos los medios adecuados, por supuesto que podría crear un caos a nivel de la Corte, pero no sé si habrá situaciones similares de otros magistrados, en otros casos particulares. Uno poco lo que podría poner en entredicho es si tienen la capacidad de juzgarlo a él", apuntó Alvarado.

'Desaprovecha la oportunidad'
En el caso de Ottón Solís, del PAC, él cree que el magistrado simplemente debió renunciar, "si comprende la dimensión del problema en que ha puesto al sistema de justicia en Costa Rica".

"Pareciera que no desaprovecha la oportunidad para mostrar que carece de una integridad mínima", dijo.

Para el jefe de la fracción oficialista, Javier Cambronero, es lamentable que un magistrado "eche mano a ese arsenal de cuestiones jurídicas para impedir un acto que lo único que pretende es devolverle majestad al Poder Judicial".

"Sus actuaciones lanzan un mar de dudas sobre uno de los poderes de la República y pocas veces se ha acumulado tanta cantidad de rabia por parte de la ciudadanía en virtud de las actuaciones opacas que algunos funcionarios de los tres poderes han asumido y que apuntan a que estamos en presencia en actos de corrupción y de tráfico de influencias", añadió Cambronero.

Mario Redondo, de la Alianza Demócrata Cristiana, considera "poco elegante" que un juez como Gamboa quiera impedir esa decisión de la Corte Plena y dijo que lo más prudente habría sido que se hiciera a un lado, para dejar que los asuntos por los que está señalado se esclarezcan "sin contaminar ni afetar la imagen" del Poder Judicial.

Aunque el diputado reconoce que se debe esperar el debido proceso, él cree que los elementos conocidos públicamente no dan para confiar en Celso Gamboa Sánchez como magistrado.

El jefe del Frente Amplio, Francisco Camacho, apunta que lo que pasa con Gamboa en la Corte permite ver cuál es el juego de poderes que existe en ese órgano del Estado y cree que eso deja "al descubierto una serie de redes".

Añadió que, el magistrado penal es, más que un juez, un político. Al igual que Ottón Solís, Camacho considera que Gamboa debe renunciar, pese a que él mismo había votado a favor de su elección en la magistratura.

De igual forma, Gerardo Vargas Varela había votado por Gamboa para magistrado, pero alega que si el caso del "cementazo" se hubiera conocido en ese momento, no le habría dado un voto favorable.

Vargas aduce que Gamboa debió haberse apartado y no esperar a que se tome la decisión en el pleno de la Corte.

"No está bien, el hecho de que el recusara a los magistrados, lo que hace es poner más en entredicho la relación de él con todo este caso del cementazo", añadió Vargas Varela.