Redujeron días de mociones de fondo a proyectos de cuatro a dos, discursos para asuntos no regulados de 60 minutos a 30 e incluyeron el registro de las votaciones con nombre y apellido del legislador

Por: Aarón Sequeira 27 julio, 2015
Los diputados del Frente Amplio votaron en contra de la reforma que busca agilizar el trámite de proyectos de ley. El PUSC, el PLN, el PAC estuvieron a favor.
Los diputados del Frente Amplio votaron en contra de la reforma que busca agilizar el trámite de proyectos de ley. El PUSC, el PLN, el PAC estuvieron a favor.

Los diputados votaron, esta noche, una reforma al Reglamento de la Asamblea Legislativa que reduce los días de mociones de fondo y recorta los minutos de los discursos en el plenario, como una forma de agilizar trámites de los proyectos de ley.

Además, la modificación reglamentaria obligaría al registro de las votaciones de los diputados, con nombre y apellidos, en votaciones definitivas.

A favor de las reformas reglamentarias estuvieron 41 legisladores de Liberación Nacional, Acción Ciudadana, Unidad Social Cristiana, Movimiento Libertario (José Alberto Alfaro), Restauración Nacional (Fabricio Alvarado) y Alianza Demócrata Cristiana (Mario Redondo).

Entre los 12 votos en contra estuvieron los ocho parlamentarios del Frente Amplio presentes al momento, la libertaria Natalia Díaz, Mario Redondo de la Alianza Demócrata Cristiana, Gonzalo Ramírez de Renovación Costarricense y Javier Cambronero, del Partido Acción Ciudadana (PAC).

El objetivo es, en principio, agilizar los trámites de los proyectos, que hoy duran meses, años y hasta décadas.

Entre los cambios, se modifica el artículo 137 actual del Reglamento, para reducir los cuatro días para presentar mociones de fondo a solamente dos. Se trata de periodos legislativos que pueden durar semanas o meses, cada uno, para su tramitación.

Además, se aplica un cambio en el artículo 107, para recortar el uso de la palabra de los discursos en el plenario de una hora a 30 minutos, para asuntos no regulados, como la elección de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, el atraque de buques extranjeros y las reformas de su reglamento.

La tercera gran modificación reglamentaria busca establecer el registro de las votaciones en el plenario, con nombre y apellido del diputado y la forma en que votó, positiva o negativamente. Esos cambios se imprimirían en los numerales 100 y 102 reglamentarios.

Contrapuestos.

Aunque la reforma reglamentaria se aprobó, no todos los congresistas estuvieron de acuerdo en las modificaciones, pues consideran que se trata de una violación de las minorías.

Los legisladores del Frente Amplio y los del Movimiento Libertario se opusieron a la reducción de los días para mociones de fondo a solo dos periodos, pues afirmaron que eso es excesivo y limitaría las posibilidades de mocionar de los parlamentarios.

José Ramírez, del FA, y Natalia Díaz, del ML, aseguraron que habría sido mejor quedarse en tres periodos para la presentación de esas mociones.

"Aquí nos estamos recortando derechos", dijo el frenteamplista Edgardo Araya, antes de la votación.

El oficialista Ottón Solís alabó la reforma, por considerar que serviría, de alguna forma, a imprimirle un poco de eficiencia a los trámites legislativas sumamente lentos actualmente.

La reforma incluyó un transitorio para darle tres años a la administración del Congreso, para implementar los mecanismos necesarios para el registro electrónico de las votaciones, con nombre y apellidos, de los parlamentarios.