Legisladora alega que no ha recibido la notificación oficial

Por: Aarón Sequeira 17 julio
Laura Garro regresó al Congreso este lunes 17 de julio después del receso de medio año, durante el cual la Fiscalía confirmó que presentó una acusación en su contra.
Laura Garro regresó al Congreso este lunes 17 de julio después del receso de medio año, durante el cual la Fiscalía confirmó que presentó una acusación en su contra.

La diputada Laura Garro, exjefa de la fracción legislativa del Partido Acción Ciudadana (PAC), asegura que aún no ha decidido si renunciará a su inmunidad parlamentaria, para afrontar la acusación que la Fiscalía General de la República presentó en su contra por un presunto falso testimonio.

Según la congresista, todavía no ha sido notificada de la acusación elevada el martes 11 de julio a la Corte Suprema de Justicia. Por tanto, afirmó, no ha analizado si pedirá que le quiten el fuero legislativo. Por ahora, ni siquiera tiene un abogado para consultarle los pasos por seguir.

El Código de Ética firmado por los diputados del PAC les obliga a renunciar a la inmunidad una vez que sepan que deben enfrentar un proceso judicial. No obstante, consultada por La Nación, Garro insistió en no responder si lo hará.

"No he sido notificada. Una vez que haya sido notificada, entonces será el momento oportuno, procedimental, para analizar qué voy a hacer", comentó a las afueras de la jefatura de su fracción.

"No es una decisión que la tenga ya tomada, pero ya con un abogado, porque ahorita no tengo abogado, en el momento en que sea notificada y que tenga un proceso abierto, analizaré lo que tenga que hacer. Por ahora, solo sé lo que La Nación publicó", explicó la legisladora.

Según Garro, no teme la acusación: "Yo no tengo ningún temor, he sido transparente en mis acciones y es la misma situación que se da en este momento, lo único es que yo tengo que actuar de acuerdo a un proceso".

La Fiscalía General acusó a Garro, la semana pasada, de cometer falso testimonio en perjuicio de la administración de la justicia, delito que se castiga con una pena de uno a cinco años de cárcel.

La Fiscalía achaca a la legisladora Garro haber faltado a la verdad cuando declaró en el juicio en que resultaron condenados, por estafar al Estado por casi ¢353 millones, el Partido Acción Ciudadana; el extesorero de esta agrupación, Maynor Sterling, y el colaborador partidario Manuel Antonio Bolaños, según sentencia dictada el 5 de diciembre del 2016.

Por ahora, la Fiscalía solamente ha enviado a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia la relación de hechos y la acusación a la legisladora. Analizado esto, la Corte deberá enviar al Congreso la solicitud de que se le levante la inmunidad a Garro.

Para que se le levante el fuero a la congresista, al menos 38 diputados deben votar a favor de tomar esa decisión.

Garro fue llamada a comparecer al juicio del PAC, como testigo, porque fue una de las 179 personas que firmaron los contratos falsos que el Partido le cobró al Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) tras las elecciones del 2010, según consta en la condena del Tribunal Penal de San José.

El Partido pidó el reembolso de supuestos servicios especiales de simpatizantes que, en realidad, ayudaron en la campaña de manera gratuita y voluntaria, que brindaron un servicio distinto al que se consignó, o que, del todo, no participaron.

Consultada sobre la obligación establecida en el Código de Ética, Garro evitó hacer referencia a ese punto, y alegó que lo analizará en el momento procesal en que tenga que hacerlo.

"Este, en realidad no lo he analizado, pero sí lo voy a analizar, en el momento en que tenga que analizarlo, pero no es apenas me notifiquen, es en el momento procedimental, o sea, cuando a mí, en el proceso, ya tenga que tomar decisiones, voy a tomarlas, pero no es ahora", comentó.