9 septiembre, 2016
Foto: Rafael Pacheco
Foto: Rafael Pacheco

Viven más cerca del Volcán Irazú que de algún centro comercial; sin embargo, los niños de San Juan de Chicuá, de Cartago, no envidian las comodidades de la ciudad.

En su casa disfrutan de la amplia extensión de sus patios, a veces ladera, a veces llano enzacatado o un espectacular polvazal.

Foto: Rafael Pacheco
Foto: Rafael Pacheco

Pero en la escuela Emilio Robert Brouca no solo se ponen al día en materia educativa, sino que también tienen acceso a la tecnología para actualizarse en computación.

De hecho, forman parte del 44,7% de la población infantil que han tenido acceso a una computadora, como parte del programa Multigrado de la Fundación Omar Dengo.

Foto: Rafael Pacheco
Foto: Rafael Pacheco

Dicen que lo mejor ser niños es que pueden disfrutar. Y lo que más les gusta es jugar bola, brincar mecate, jugar casita, correr y saltar. Les entristece, por lo tanto, cuando los castigan con impedirles salir a jugar.

Este día será como otro cualquiera para ellos, porque al fin y al cabo van a hacer lo de siempre: disfrutar.

No se ponen a reflexionar acerca de sus deberes y derechos, solo tienen claro que deben estudiar y portarse bien para tener la recompensa de poder luego de cumplir con sus obligaciones... Y así lo hacen.

Foto: Rafael Pacheco
Foto: Rafael Pacheco
Etiquetado como: