1 agosto, 2014

Cartago. La pequeña imagen de la Virgen de los Ángeles estrenará a partir de este viernes un nuevo vestido, obsequio de una vecina del cantón de Pérez Zeledón.

Se trata de un presente que la mujer, cuya identidad aún se mantiene en reserva, envió en agradecimiento por la curación de su hijo, lo que ella asegura fue gracias a la intercesión de la Negrita.

El vocero de la diócesis de Cartago, Carlos Oreamuno, destacó que el testimonio de fe de esa madre fue tan impactante y emotivo que se decidió usar su regalo para cubrir a la patrona de Costa Rica.

El vestido fue escogido por el obispo de Cartago, Francisco Ulloa y el rector párroco de la basílica, Francisco Arias.

Tradición. Este 2 de agosto se conmemorará el 379 aniversario de la aparición de la imagen de la Virgen. Como cada año, se celebran múltiples actividades religiosas y la tradicional peregrinación.

A las 10 a. m. de hoy viernes se llevará a cabo la ceremonia de la vestición en el templete de la plaza del Santuario, la cual atrae a gran cantidad de devotos. Además, el obispo Ulloa oficiará una misa.

En el pasado, la prenda que usaría por un año la pequeña imagen era escogida entre vestidos que enviaban las fieles, a las que se empezó a conocer como las costureras de la Virgen. Ellas llevaban sus regalos a la casa cural y cada 1.° de agosto se seleccionaba uno.

El 1.° de agosto del 2013, el obispo José Fco. Ulloa se encargó de mostrar el vestido que estrenaba la imagen en esa ocasión. | JULIANA BARQUERO/ARCHIVO.
El 1.° de agosto del 2013, el obispo José Fco. Ulloa se encargó de mostrar el vestido que estrenaba la imagen en esa ocasión. | JULIANA BARQUERO/ARCHIVO.

La primera costurera de la Virgen fue la cartaginesa Noemy Solano, ya fallecida.

Sin embargo, mantener la tradición comenzó a complicarse por la abundancia de vestidos.

Por unos años, la confección del diminuto atuendo fue encomendada a una congregación de religiosas, mientras que las costureras podían llevar los trajecitos elaborados a la misa para ser bendecidos.

Eso cambió el año pasado, cuando también se recibió un vestido hecho por una feligrés agradecida por un milagro. En aquel momento, no se dio ningún detalle de la persona.

Para este viernes, una vez finalizada la ceremonia de vestición a un costado de la basílica, Cartago espera un incremento significativo en la llegada de romeros, que llegará al tope el sábado 2 de agosto.