El presidente de Nicaragua instó a no cerrar relaciones políticas ni diplomáticas

 8 abril, 2014

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, felicitó este martes al presidente electo de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, y reiteró su voluntad de diálogo al margen de diferendos limítrofes en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

Ortega felicitó a Solís por su triunfo en la segunda ronda del domingo y se mostró comprensivo respecto a sus dichos a medios colombianos, en los que calificó a Managua de "vecino incómodo".

El presidente Daniel Ortega fue visto en público anoche cuando fue a recibir al cardenal Lepoldo Brenes. | ARCHIVO
El presidente Daniel Ortega fue visto en público anoche cuando fue a recibir al cardenal Lepoldo Brenes. | ARCHIVO

"Estamos entendidos que para el presidente electo todavía no hay condiciones para que normalicemos relaciones en el campo político y diplomático", aunque ambos países tienen embajadas y hay un nivel de comunicación entre las fuerzas de seguridad, dijo Ortega en un acto del Consejo de Dirección de la Policía.

El mandatario instó a Solís a "no cerrarnos al diálogo" político y diplomático como países hermanos, porque "las tensiones (limítrofes) que tenemos, ya no dependen de Nicaragua ni de Costa Rica, sino de lo que decida la Corte" de La Haya.

Afirmó que se debe seguir fortaleciendo los esfuerzos en materia de seguridad en la zona fronteriza para enfrentar al narcotráfico, y recordó que hay nicaragüenses que trabajan en Costa Rica e inversionistas costarricenses que tienen intereses económicos en Nicaragua.

Las tensiones entre Nicaragua y Costa Rica datan de octubre del 2010, después que San José acusó ante la CIJ a Managua de lanzar sedimentos a su territorio por las obras de dragado del río San Juan e invadir con tropas isla Calero, cuya soberanía están en disputa en el tribunal internacional.

Un año después, Nicaragua acusó a Costa Rica por la construcción de la ruta 1856, paralela al río, parte de cuya margen derecha en su desembocadura hacia el Caribe sirve de frontera natural entre las dos naciones.

La CIJ estudia en un solo caso ambos reclamos, cuya solución podrían durar otros dos a tres años.

El gobierno de la presidenta costarricense Laura Chinchilla, que expira el 8 de mayo, presentó una segunda demanda contra Nicaragua, para establecer los límites marítimos en el Caribe y el océano Pacífico, para lo cual las partes fueron citadas a presentar sus memorias a comienzos de 2015.