Decisión se anuncia luego de que conflicto en el PLN hubiera bloqueado los interrogatorios de cinco diputados y un magistrado penal

Por: Aarón Sequeira 14 septiembre
El independiente Víctor Morales Zapata (centro) y el liberacionista Rolando González serían interrogados por sus reuniones con el empresario Juan Carlos Bolaños. Conversa con ellos, Francisco Camacho, del Frente Amplio.
El independiente Víctor Morales Zapata (centro) y el liberacionista Rolando González serían interrogados por sus reuniones con el empresario Juan Carlos Bolaños. Conversa con ellos, Francisco Camacho, del Frente Amplio.

Los diputados Víctor Morales Zapata (independiente) y Rolando González (PLN) se ofrecieron, esta mañana, para ser interrogados por la Comisión Investigadora de los Créditos en la Asamblea Legislativa, horas después de que se conociera que un conflicto interno en el PLN bloqueó los interrogatorios a cinco legisladores y un magistrado penal.

La decisión de los legisladores fue difundida por separado. La nota de Morales se hizo a través de una comunicación pública dirigida "al pueblo de Costa Rica" y la del liberacionista González dirigida, originalmente, al presidente de la Comisión Investigadora, el también verdiblanco Ronny Monge.

Más tarde, se le sumaron a la propuesta los socialcristiano Luis Vásquez y Johnny Leiva, quienes informaron a través de su periodista que plantearon una moción para ser convocados a la comisión y responder todas las consultas relacionadas con los créditos de los bancos estatales.

Tanto Morales Zapata como González, Vásquez y Leiva fueron mencionados entre los cinco nombres de congresistas que tuvieron reuniones con Juan Carlos Bolaños, empresario que necesitaba que se cambiara el reglamento de uso de cemento, a fin de que se le permitiera usar y comercializar producto importado a nombre de la sociedad Sinocem Costa Rica.

El otro mencionado fue Otto Guevara, del Movimiento Libertario, quien no ha dicho si acudiría a un interrogatorio en el panel investigador.

La moción para hacer esos cinco interrogatorios fueron descartada el martes por la noche, en una sesión del foro legislativo donde se había recibido al jerarca de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef), Javier Cascante.

Las mociones para convocar a los congresistas tuvieron cuatro votos a favor y cuatro en contra, en dos ocasiones, por lo que se desecharon.

Lo mismo sucedió con una moción para llevar en audiencia al magistrado de la Sala Tercera Celso Gamboa, quien viajó a Panamá en el mismo vuelo que Bolaños y coincidió en el vuelo de regreso también.

Este miércoles, gracias a una denuncia de la liberacionista Maureen Clarke, se supo que una mayoría de verdiblancos rechazaba la posibilidad de interrogar "a sus pares", pese a que avalaron, días antes, la comparecencia del presidente en esa Comisión Investigadora.

Clarke, además, reveló que hubo presiones dentro de la fracción del Partido Liberación Nacional (PLN) para que ella desistiera de apoyar esos interrogatorios, al punto que finalmente ella decidió no ir a la sesión del foro y, al día siguiente, renunció a seguir representando a Liberación en el panel.

Julio Rojas, también liberacionista en esa comisión, y Ronny Monge, quien la preside, negaron que existieran tales presiones.

En la breve nota de Morales Zapata, dice que su decisión es "coherente y consistente" con su criterio de "llevar adelante, hasta las últimas consecuencias, las investigaciones de rigor, sin dar tratos preferentes de ninguna índole".

En el caso de Morales, no solo mantuvo varias reuniones con el importador de cemento, sino que también llamó al presidente de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), Iván Brenes, para interceder por un pago atrasado para Juan Carlos Bolaños, situación que según ese jerarca le resultó incómoda.

Luego de conocerse este dato, el candidato presidencial del PAC, Carlos Alvarado; la asamblea nacional de ese partido y, días después, el presidente de la República, Luis Guillermo Solís, le pidieron que renunciara a la curul.

Sin embargo, Morales acusó al fundador de Acción Ciudadana, diputado Ottón Solís, de estar detrás de los señalamientos en su contra y se rehusó a dejar la diputación. En cambio, renunció al PAC y, en consecuencia, a la fracción oficialista, para declararse legislador independiente.

Por su parte, Rolando González no solo se puso a las órdenes de la Comisión Investigadora de los Créditos, sino que también dio la autorización para que se le revisen las declaraciones de bienes ante la Contraloría General de la República, sus cuentas bancarias, tarjetas de crédito y el registro de bienes.

El liberacionista, además, rechazó en su carta que hubiese algún tipo de presión contra Maureen Clarke u otro miembro de la bancada del PLN, ni se su parte ni del resto de los legisladores, para que votara de una u otra forma las mociones que se han presentado en el marco de la investigación.

Si bien la moción de los socialcristianos plantea que esos congresistas solo responderán consultas sobre los créditos, por vía telefónica, Leiva argumentó que aceptaría cualquier tipo de consultas, incluyendo las referidas a reuniones suyas con Bolaños y las gestiones de los diputados para facilitar cambios al Reglamento de Importación del Cemento.

"Siempre he estado dispuesto a responder las consultas en la comisión. Don William (Alvarado, jefe del PUSC) tuvo su posición, en decidir que no era necesario, pero yo no tengo ningún problema en ir", comentó el diputado Leiva, también jefe de campaña del candidato presidencial rojiazul, Rodolfo Piza.

Se le consultó a Leiva cuántas reuniones tuvo con Bolaños, pero rechazó responder eso, pues adujo que ya se lo consultarán los miembros de la Comisión Investigadora de los Créditos Bancarios. No obstante, se le preguntó reiteradamente y dijo que ha visto al empresario del cemento chino "en varias ocasiones", pero adujo que no podía precisar cuántas.